El trabajo se basará en los temas que fueron surgiendo de la escucha del Pueblo de Dios, presentados en el Instrumentum laboris y recogidos en los documentos anteriores. La Asamblea buscará ser un camino de oración y de discernimiento espiritual. El verdadero protagonista será el Espíritu Santo.

La primera sesión de la Asamblea Sinodal abordará la cuestión general del Sínodo: “¿Cómo se realiza hoy, en los diversos niveles (desde el local al universal), ese ‘caminar juntos’ que permite a la Iglesia anunciar el Evangelio, de acuerdo con la misión que le fue confiada; y qué pasos nos invita a dar el Espíritu para crecer como Iglesia sinodal?” (cft. Documento Preparatorio n.2).

El trabajo se basará en los temas que fueron surgiendo de la escucha del Pueblo de Dios, presentados en el Instrumentum laboris y recogidos en los documentos anteriores. El trabajo de la Asamblea busca ser un camino de oración y de discernimiento espiritual. El verdadero protagonista será el Espíritu Santo.

Las tres cuestiones prioritarias que estarán en el centro de los trabajos de la Asamblea Sinodal están vinculadas a las tres palabras que constituyen el tema del Sínodo: la cuestión de cómo crecer en comunión acogiendo a todos, sin excluir a nadie, en fidelidad al Evangelio; la cuestión de los modos concretos de corresponsabilidad, reconociendo y valorando la aportación de cada bautizado con vistas a la misión común; la identificación de estructuras y dinámicas de gobierno a través de las cuales articular en el tiempo la participación y la autoridad en una Iglesia sinodal misionera.

Cada una de estas tres prioridades se desarrolla a través de cinco fichas: se trata de cinco enfoques diferentes sobre el mismo tema, que permiten apreciar y considerar mejor en el discernimiento la diversidad de personas y contextos sociales, culturales y religiosos, tal como surgieron durante el proceso. Cada ficha tiene una breve contextualización de la pregunta enunciada en el título, enmarcada por las reflexiones surgidas de la consulta al Pueblo de Dios, luego una pregunta para el discernimiento y finalmente se ofrecen algunas intuiciones y preguntas que articulan diversas perspectivas (teológica, pastoral, canónica, etc.), dimensiones y niveles (parroquia, diócesis, etc.)

Contenido de los 4 segmentos de la Asamblea Sinodal:

Segmento 1: Por una Iglesia sinodal. Una experiencia integral (sección A del IL)

Objetivo: A partir de la experiencia de caminar juntos vivida por el Pueblo de Dios, enfocar con mayor claridad las características y conductas fundamentales de una Iglesia sinodal.

A1. Signos característicos de una Iglesia sinodal

A2. Un camino para la Iglesia sinodal: conversar en el Espíritu

Segmento 2-3-4: Comunión, participación, misión. Tres temas prioritarios para la Iglesia sinodal. (sección B del IL)

Objetivo: Identificar los pasos prácticos significativos a dar para crecer como Iglesia sinodal a través del discernimiento sobre los tres temas prioritarios surgidos de la consulta al Pueblo de Dios.

B1. Una comunión que se irradia. ¿Cómo podemos ser más plenamente signo e instrumento de la unión con Dios y de la unidad del género humano?

- B 1.1 ¿Cómo alimentan la comunión en una Iglesia sinodal el servicio de la caridad, el compromiso por la justicia y el cuidado de la casa común?

- B 1.2 ¿Cómo puede una Iglesia sinodal hacer creíble la promesa de que “el amor y la verdad se encontrarán” (Sal 85,11)?

- B 1.3 ¿Cómo puede crecer una relación dinámica de intercambio de dones entre las Iglesias?

- B 1.4 ¿Cómo puede una Iglesia sinodal cumplir mejor su misión mediante un compromiso ecuménico renovado?

- B 1.5 ¿Cómo reconocer y aprovechar la riqueza de las culturas y desarrollar el diálogo con las religiones a la luz del Evangelio?

B2. Corresponsables en la misión. ¿Cómo podemos compartir dones y tareas al servicio del Evangelio?

- B 2.1 ¿Cómo podemos caminar juntos hacia una conciencia compartida del significado y el contenido de la misión?

- B 2.2 ¿Qué hacer para que una Iglesia sinodal sea también una Iglesia misionera “totalmente ministerial”?

- B 2.3 ¿Cómo puede la Iglesia de nuestro tiempo cumplir mejor su misión mediante un mayor reconocimiento y promoción de la dignidad bautismal de las mujeres?

- B 2.4 ¿Cómo puede valorarse el ministerio ordenado, en su relación con los ministerios bautismales, en una perspectiva misionera?

- B 2.5 ¿Cómo renovar y promover el ministerio del obispo en una perspectiva sinodal misionera?

B3. Participación, responsabilidad y autoridad. ¿Qué procesos, estructuras e instituciones son necesarios en una Iglesia sinodal misionera?

- B 3.1 ¿Cómo renovar el servicio de la autoridad y el ejercicio de la responsabilidad en una Iglesia sinodal misionera?

- B 3.2 ¿Cómo podemos hacer evolucionar las prácticas de discernimiento y los procesos de toma de decisiones de una manera auténticamente sinodal, realzando el protagonismo del Espíritu?

- B 3.3 ¿Qué estructuras se pueden desarrollar para consolidar una Iglesia sinodal misionera?

- B 3.4 ¿Cómo configurar instancias de sinodalidad y colegialidad que impliquen a agrupaciones de Iglesias locales?

- B 3.5 ¿Cómo reforzar la institución del Sínodo para que sea expresión de la colegialidad episcopal en una Iglesia sinodal?

El trabajo de la Asamblea en cada segmento seguirá el mismo patrón, ayudando a crear consenso sin ocultar las diferencias:

- Introducción: Presentación de los Pastores de los temas del segmento para el discernimiento / Contextualización mediante testimonios y aportaciones bíblicas/teológicas.

- Grupos de trabajo: Se utilizará el método de la conversación en el Espíritu, con las adaptaciones oportunas.

- Sesiones plenarias: Puesta en común de los informes de los grupos de trabajo y debate plenario con un espacio abierto a intervenciones de los participantes.

- Recapitulación en grupos de trabajo: Cada grupo recoge los frutos de la sesión plenaria y formula un informe final, que incluye propuestas para los próximos pasos.

Conclusiones y propuestas: El segmento final en el proceso de la asamblea contempla el trabajo en grupos y el debate plenario para elaborar y afinar las propuestas surgidas durante los segmentos anteriores.

Últimas Publicaciones

El año de la Pastoral UC comenzó con el mensaje de paz y esperanza que los voluntarios de Capilla País, Viviendas, Misión País, Siembra UC y Coro Misión País, compartieron con las familias y comunidades visitadas desde Alto Hospicio hasta Chiloé. Sin embargo, ya las distintas celebraciones navideñas unidas a la bienvenida de Monseñor Fernando Chomali como nuevo Gran Canciller de la UC, marcaron el tono del 2024: la Cuaresma comenzó a vivirse desde las vacaciones para culminar en variados encuentros e instancias en Semana Santa.
Nello Gargiulo ha sido director y secretario ejecutivo de la Fundación cardenal Raúl Silva Henríquez por treinta años. En el 25 aniversario de la muerte del Cardenal, nos ha hecho llegar esta reflexión a partir de testimonios recogidos, publicaciones realizadas, seminarios y coloquios celebrados bajo diferentes miradas y circunstancias. Hablar de “amor creativo y productivo” es un desafío para todos aquellos que hoy no se encuentran conformes con el estilo de la sociedad en que vivimos y aspiran a dar su propio aporte para cambiarla.
En marzo de este año, se desarrolló un conversatorio sobre la Sinodalidad, organizado conjuntamente por la Conferencia Episcopal de Chile, la Conferencia de Religiosas y Religiosos de Chile y la Universidad Católica, el que contó con la participación de Monseñor Luis Marín de San Martín, de la Secretaría General del Sínodo. En este contexto, Ignacio Sánchez, rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, reflexiona sobre el Informe de síntesis “Una Iglesia Sinodal en misión”, recalcando la manera en que la Universidad se inserta en el camino sinodal, en los ámbitos del conocimiento y de la fraternidad de una comunidad.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero