Thomas Heine-Geldern, presidente de ACN, ve la necesidad urgente de actuar, especialmente en lo que respecta a las transferencias bancarias destinadas a ayuda de emergencia.

Diez años después del inicio del conflicto en Siria, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre, ACN International, pide a Estados Unidos y a la Unión Europea que faciliten la ayuda humanitaria al país sancionado. “Es nuestro deber ayudar a la población civil que sufre en Siria, y especialmente a la minoría cristiana, que corre riesgo de desaparecer. En su nombre les ruego que apliquen el marco jurídico internacional existente, que permite exenciones al embargo por motivos humanitarios”, insta Thomas Heine-Geldern, presidente de ACN.

Ni siquiera las exenciones posibles dentro del actual régimen de sanciones impuestas a Siria se pueden aprovechar en su totalidad, explica Heine-Geldern, y sobre todo las dificultades para transferir dinero e importar bienes humanitarios a menudo imposibilitan cualquier tipo de ayuda. “Aunque las sanciones prevén excepciones para las transferencias de dinero destinadas a ayuda humanitaria, esto sencillamente no funciona”.

Según señala Heine-Geldern, los códigos bancarios europeo (IBAN) y estadounidense (SWIFT) bloquean cualquier transferencia con referencia a Siria o a una ciudad de este país. “Como resultado, es prácticamente imposible que las organizaciones de ayuda transfieran fondos para ayudar a la población necesitada”.

 

1203 Siria ACN 01

 

Para Heine-Geldern, la cuestión de las transferencias de dinero es de vital importancia porque las instituciones eclesiásticas y las ONG locales carecen de la capacidad logística para importar por sí mismas los bienes necesarios para la supervivencia de los desplazados y de los casi 14 millones de sirios que necesitan asistencia humanitaria. “Por eso enviamos dinero para que nuestros colaboradores en Siria puedan comprar alimentos, medicinas, material sanitario y ropa sobre el terreno”, explica Heine-Geldern.

Por ello, el presidente de ACN pide a la comunidad internacional que dé instrucciones a los bancos para que acepten las transferencias de dinero con fines humanitarios, como ya se contempla en las exenciones a las sanciones vigentes.

Además de los obstáculos que impiden las transferencias, Heine-Geldern también llama la atención sobre los problemas de importación de bienes humanitarios a Siria. “Para solicitar los permisos, nuestros colaboradores en Siria a menudo tienen que vencer obstáculos burocráticos insalvables y multilingües por parte de las autoridades sancionadoras”. Incluso para solicitar pequeñas cantidades de mercancías se necesitan permisos y se cobran altas tasas, asegura Heine-Geldern.

El presidente de ACN añade que es especialmente difícil la importación de bienes que podrían utilizarse para fines distintos de los humanitarios. Debido a una interpretación muy amplia de la normativa, incluso la leche en polvo -necesitada urgentemente para bebés y niños desnutridos- entra en esta categoría.

1203 Siria ACN 02

Por ello, Heine-Geldern hace un llamamiento a la comunidad internacional para que defina con claridad lo que está permitido y lo que está prohibido, y para que establezca procedimientos que posibiliten lo que está permitido. “Una solución transitoria podría ser la concesión de licencias generales para determinadas ONG”.

A través de sus benefactores, ACN apoya a la población que sufre en Siria, y sobre todo a los cristianos de diversas confesiones, que viven en condiciones calamitosas desde que estalló el conflicto a mediados de marzo de 2011. Debido a la migración forzada, la presencia cristiana en Siria se encuentra en peligro de extinción. Desde el inicio del conflicto y a pesar de las crecientes dificultades, ACN ha logrado destinar casi 42 millones de euros para más de 900 proyectos humanitarios y pastorales de la Iglesia local siria.

Últimas Publicaciones

El evento se realizó en la Pontificia Universidad Católica de Chile y contó con la presencia de 300 asistentes, provenientes de cien organizaciones de la sociedad civil comprometidas en el desarrollo del diálogo y el encuentro en Chile.
La Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe, celebrada en noviembre de 2021 en México, fue un acontecimiento de gran relevancia para la Iglesia latinoamericana y también para la Iglesia universal, puesto que inauguró, de un modo casi experimental, una nueva forma de caminar eclesial y de recepción del Concilio Vaticano II. Tras un año de haberse celebrado, la presidencia del CELAM entregó al Papa un documento con las reflexiones y propuestas pastorales que de ahí surgieron.
En muchos lugares del mundo, los cristianos son perseguidos y acosados más que cualquier otra religión: sacerdotes son asesinados, los fieles son secuestrados, las iglesias son profanadas y comunidades enteras son obligadas a huir. La última edición del informe “¿Perseguidos y olvidados?” de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN) examina la situación en 24 países, donde se han encontrado pruebas de graves violaciones a la libertad religiosa.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero