Thomas Heine-Geldern, presidente de ACN, ve la necesidad urgente de actuar, especialmente en lo que respecta a las transferencias bancarias destinadas a ayuda de emergencia.

Diez años después del inicio del conflicto en Siria, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre, ACN International, pide a Estados Unidos y a la Unión Europea que faciliten la ayuda humanitaria al país sancionado. “Es nuestro deber ayudar a la población civil que sufre en Siria, y especialmente a la minoría cristiana, que corre riesgo de desaparecer. En su nombre les ruego que apliquen el marco jurídico internacional existente, que permite exenciones al embargo por motivos humanitarios”, insta Thomas Heine-Geldern, presidente de ACN.

Ni siquiera las exenciones posibles dentro del actual régimen de sanciones impuestas a Siria se pueden aprovechar en su totalidad, explica Heine-Geldern, y sobre todo las dificultades para transferir dinero e importar bienes humanitarios a menudo imposibilitan cualquier tipo de ayuda. “Aunque las sanciones prevén excepciones para las transferencias de dinero destinadas a ayuda humanitaria, esto sencillamente no funciona”.

Según señala Heine-Geldern, los códigos bancarios europeo (IBAN) y estadounidense (SWIFT) bloquean cualquier transferencia con referencia a Siria o a una ciudad de este país. “Como resultado, es prácticamente imposible que las organizaciones de ayuda transfieran fondos para ayudar a la población necesitada”.

 

1203 Siria ACN 01

 

Para Heine-Geldern, la cuestión de las transferencias de dinero es de vital importancia porque las instituciones eclesiásticas y las ONG locales carecen de la capacidad logística para importar por sí mismas los bienes necesarios para la supervivencia de los desplazados y de los casi 14 millones de sirios que necesitan asistencia humanitaria. “Por eso enviamos dinero para que nuestros colaboradores en Siria puedan comprar alimentos, medicinas, material sanitario y ropa sobre el terreno”, explica Heine-Geldern.

Por ello, el presidente de ACN pide a la comunidad internacional que dé instrucciones a los bancos para que acepten las transferencias de dinero con fines humanitarios, como ya se contempla en las exenciones a las sanciones vigentes.

Además de los obstáculos que impiden las transferencias, Heine-Geldern también llama la atención sobre los problemas de importación de bienes humanitarios a Siria. “Para solicitar los permisos, nuestros colaboradores en Siria a menudo tienen que vencer obstáculos burocráticos insalvables y multilingües por parte de las autoridades sancionadoras”. Incluso para solicitar pequeñas cantidades de mercancías se necesitan permisos y se cobran altas tasas, asegura Heine-Geldern.

El presidente de ACN añade que es especialmente difícil la importación de bienes que podrían utilizarse para fines distintos de los humanitarios. Debido a una interpretación muy amplia de la normativa, incluso la leche en polvo -necesitada urgentemente para bebés y niños desnutridos- entra en esta categoría.

1203 Siria ACN 02

Por ello, Heine-Geldern hace un llamamiento a la comunidad internacional para que defina con claridad lo que está permitido y lo que está prohibido, y para que establezca procedimientos que posibiliten lo que está permitido. “Una solución transitoria podría ser la concesión de licencias generales para determinadas ONG”.

A través de sus benefactores, ACN apoya a la población que sufre en Siria, y sobre todo a los cristianos de diversas confesiones, que viven en condiciones calamitosas desde que estalló el conflicto a mediados de marzo de 2011. Debido a la migración forzada, la presencia cristiana en Siria se encuentra en peligro de extinción. Desde el inicio del conflicto y a pesar de las crecientes dificultades, ACN ha logrado destinar casi 42 millones de euros para más de 900 proyectos humanitarios y pastorales de la Iglesia local siria.

Últimas Publicaciones

Un ambiente de gran celebración se vivió este domingo 15 de mayo en una abarrotada Plaza de San Pedro para la proclamación de diez nuevos santos. Ellos son: Titus Brandsma, Lázaro conocido como Devasahayam, César de Bus, Luigi Maria Palazzolo, Justin Maria Russolillo, Carlos de Foucauld, Marie Rivier, María Francisca de Jesús Rubatto, Maria di Gesù Santocanale y Maria Domenica Mantovani.
“Llamados a edificar la familia humana” es el nombre del mensaje que el Papa Francisco dirigió a la Iglesia Universal con motivo de la 59 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, celebrada el domingo 8 de mayo. En el documento el Santo Padre hace un llamado a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a contribuir a edificar la familia humana, a curar sus heridas y a proyectarla hacia un futuro mejor. Se reflexiona sobre el amplio significado de “vocación”, en el contexto de una Iglesia sinodal que se pone a la escucha de Dios y del mundo.
La Iglesia Católica de Alemania adelantó su caminar sinodal desde comienzos del año 2020, buscando enfrentar los nuevos desafíos en esta época de grandes cambios culturales. El autor nos ofrece un completo panorama de la actualidad de este itinerario, sus antecedentes y su vinculación con el proceso actual de la Iglesia universal.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero