En la primera Lectura hemos oído la historia de Jonás, en un estilo de la época. Como había “alguna pandemia”, no sabemos, en la ciudad de Nínive, una “pandemia moral” quizá, la ciudad iba a ser destruida (cfr. Jo 3,1-10). Y Dios manda a Jonás a predicar: oración y penitencia, oración y ayuno (cfr. vv. 7-8). Ante aquella pandemia, Jonás se asustó y escapó (cfr. Jo 1,1-3). Luego el Señor por segunda vez lo llamó y él aceptó ir a predicar (cfr. Jo 3,1-2). Y hoy todos, hermanos y hermanas de toda tradición religiosa, rezamos: jornada de oración y de ayuno, de penitencia, convocada por el Alto Comité para la Hermandad Humana. Cada uno reza, las comunidades rezan, las confesiones religiosas rezan, rezan a Dios: todos hermanos, unidos en la fraternidad que nos reúne en este momento de dolor y de tragedia.

No nos esperábamos esta pandemia, ha venido sin que la esperásemos, pero ahora está. Y tanta gente muere. Tanta gente muere sola y tanta gente muere sin poder hacer nada. Muchas veces puede venir el pensamiento: “A mí no me afecta; gracias a Dios me he salvado”. ¡Pero piensa en los demás! Piensa en la tragedia y también en las consecuencias económicas, las consecuencias en la educación, las consecuencias... en los que vendrá después. Y por eso hoy, todos, hermanos y hermanas, de cualquier confesión religiosa, rezamos a Dios. Quizá haya alguno que diga: “Esto es relativismo religioso y no se puede hacer”. Pero, ¿cómo no se va a poder rezar al Padre de todos? Cada uno reza como sabe, como puede, como ha recibido de su cultura. No estamos rezando uno contra otro, esta tradición religiosa contra esa, ¡no! Estamos unidos todos como seres humanos, como hermanos, rezando a Dios, según la propia cultura, según la propia tradición, según las propias creencias, pero hermanos y rezando a Dios, ¡esto es lo importante! Hermanos, haciendo ayuno, pidiendo perdón a Dios por nuestros pecados, para que el Señor tenga misericordia de nosotros, para que el Señor nos perdone, para que el Señor detenga esta pandemia. Hoy es un día de hermandad, mirando al único Padre, hermanos y paternidad. Día de oración.

El año pasado, en noviembre del año pasado, no sabíamos lo qué era una pandemia: ha venido como un diluvio, ha llegado de golpe. Ahora nos estamos despertando un poco. Pero hay tantas otras pandemias que hacen morir a la gente y no nos damos cuenta, miramos a otra parte. Somos un poco inconscientes ante las tragedias que en este momento suceden en el mundo. Solo quería daros una estadística oficial de los primeros cuatro meses de este año, que no habla de la pandemia del coronavirus, habla de otra. En los primeros cuatro meses de este año han muerto 3 millones 700 mil personas de hambre. Es la pandemia del hambre. En cuatro meses, casi 4 millones de personas. Esta oración de hoy para pedir que el Señor frene esta pandemia nos debe hacer pensar en las otras pandemias del mundo. ¡Hay tantas! La pandemia de las guerras, del hambre y tantas otras. Pero lo importante es que, hoy –juntos y gracias al valor que ha tenido este Alto Comité para la Hermandad Humana– juntos hemos sido invitados a rezar cada uno según su propia tradición y a hacer una jornada de penitencia, de ayuno y también de caridad, de ayuda a los demás. Esto es lo importante. En el libro de Jonás hemos oído que el Señor, cuando vio cómo había reaccionado el pueblo –que se había convertido–, el Señor se detuvo, frenó lo que quería hacer.

Que Dios detenga esta tragedia, que pare esta pandemia. Que Dios tenga piedad de nosotros y que detenga también las otras pandemias tan malas: la del hambre, la de la guerra, la de los niños sin educación. Y esto lo pedimos como hermanos, todos juntos. Que Dios nos bendiga a todos y tenga piedad de nosotros.


Fuente: Almudi.org

Últimas Publicaciones

Ha concluido el tiempo de consulta diocesano del Sínodo sobre la Sinodalidad, etapa de consulta al Pueblo de Dios en las diócesis de todo el mundo, que se extendió desde octubre de 2021 hasta este 15 de agosto. Revisamos a continuación cómo se desarrolló esta etapa en Latinoamérica y en Chile, algunas conclusiones obtenidas y los pasos que vienen por delante en este proceso que vive toda la Iglesia.
En menos de cuatro años, la Iglesia Católica en Nicaragua ha sufrido más de 190 ataques y profanaciones, incluido un incendio en la Catedral de Managua, así como persecución del clero bajo el régimen de Daniel Ortega. Así lo afirma el informe de investigación que ha recibido la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN Chile) “Nicaragua: ¿Iglesia perseguida? (2018-2022)” de Martha Patricia Molina Montenegro, integrante del Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción. Recientemente, la expulsión de las Misioneras de la Caridad y el asedio a Mons. Álvarez han generado amplias reacciones internacionales.
Voluntarios de Trabajo País, Misión de Vida, Siembra UC y Coro Misión País, estuvieron durante diez días con comunidades de 52 localidades de Chile, desde Arica a La Araucanía.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero