Jesús Gil y Jose Ángel Domínguez

Fundación Saxum

España, 2021

136 págs.

A finales del siglo XII se construyeron catedrales con unos pórticos llenos de relieves y esculturas que plasmaban en imágenes la fe.

En Santiago de Compostela el Pórtico de la Gloria ha acogido durante siglos a miles de peregrinos. La poeta gallega Rosalía de Castro se extasiaba al contemplar los relieves de apóstoles y ángeles que abrían el paso a la Catedral:

Vedlos, parece que os labios moven, que falan quedos,
Unos con otros allá en la altura templan risoños sos instrumentos
¿Estarán vivos, serán de piedra, aquellos semblantes
tan maravillosos, aquellos ojos de vida llenos?

En Barcelona, la Sagrada Familia de Gaudí también tiene su pórtico.

Eso es lo que busca ser este libro, una puerta de entrada llena de contenido. Su interior tiene muchos datos interesantes sobre la Biblia, mapas, cronologías, historia, dibujos, líneas del tiempo, fotografías.

Uno podría pensar para qué me sirve una línea del tiempo en la Biblia. Pero lo cierto es que hay cosas que llaman mucho la atención. Por ejemplo, el constatar que cuando Nuestro Señor muere y resucita en abril del año 30, Palestina estaba gobernada por el emperador Tiberio. O que cuando Agripa I fue rey de Judea, Santiago el mayor murió mártir y fue entonces que los creyentes que huyeron a Antioquía comienzan a llamarse cristianos. Agripa Primero fue nieto de Herodes el grande y nombrado rey por el emperador Claudio. Ni Tiberio ni Agripa supieron que bajo su mandato se había producido el acontecimiento más importante de la historia humana. Jesús de Nazaret había entrado en el mundo. Jesús, ciertamente, existía desde su encarnación, pero se manifestó en Israel por su muerte y resurrección.

Y en la historia más remota, cuando Abraham viaja de Ur de Caldea a Canaán, Hamurabi, rey de Babilonia, está dando forma al Código de Hamurabi, el conjunto de leyes más antiguo que se ha encontrado en el mundo.

El libro contiene mapas preciosos. El de la portada, realizado por Guillaume Postel en el siglo XVI, con los acontecimientos principales del Éxodo; las tierras de la Biblia, con todos los Imperios a los que estuvo sometido el pueblo hebreo; el reino de Salomón, Jerusalén en tiempos de Jesús, los viajes apostólicos de San Pablo.

“Biblia” en griego quiere decir libros, es decir, la Biblia no es una obra concebida por un autor de principio a fin, sino que en ella participaron muchos autores, de distintas épocas y en contextos culturales diferentes. Todos esos libros vienen resumidos de un modo especial: género literario, historia, enseñanza, conceptos clave, fecha de redacción.

El pórtico no sustituye a la Biblia, pero acompaña la lectura de la Biblia. También puede ayudar a preparar un viaje a Tierra Santa, y ciertamente dar un contexto didáctico a la transmisión de la fe.

Elena Vial

boton volver al indice

Últimas Publicaciones

El Miércoles de Ceniza Humanitas fue invitada a una conferencia de prensa organizada por Ayuda a la Iglesia que Sufre bajo el título “2014-2024: diez años de guerra en Ucrania. Y cómo lo afronta la Iglesia dos años después de la invasión a gran escala”. Los expositores fueron el arzobispo mayor de la Iglesia greco-católica ucraniana, su beatitud Sviatoslav Shevchuk, y el Nuncio Apostólico para Ucrania, Mons. Visvaldas Kulbokas. Más de sesenta periodistas de distintas partes del mundo escucharon los testimonios y pudieron hacer preguntas a estas autoridades. Lo que queda claro tras escuchar las cifras y conocer ejemplos de lo que se vive en Ucrania, es que la guerra continúa siendo muy cruda y que las secuelas que ya está produciendo son profundas, extendidas y muy dolorosas. Mañana se cumplen dos años desde el inicio de la feroz invasión.
Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2024 cuyo tema es «A través del desierto Dios nos guía a la libertad».
Al momento de su expulsión, la labor espiritual de los padres jesuitas realizada por cerca de dos siglos en la América española se vio interrumpida drásticamente. La pragmática de Carlos III de España fue ejecutada con rigor y las misiones, colegios y casas de ejercicios espirituales quedaron desiertas y silenciadas. Sin embargo, la Beata María Antonia de San José, convencida de la enorme carencia que significó tal expulsión, utilizó la limitada libertad que se le daba a la mujer en aquella época para que se continuaran impartiendo los Ejercicios Espirituales Ignacianos en distintas zonas de Argentina, manteniendo vivo el espíritu de los jesuitas en las cuatro décadas de ausencia.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero