La primera lectura, del Libro del profeta Isaías (Is 58,1-9a), nos dice cuál es el ayuno que quiere el Señor: “desatar las correas del yugo, liberar a los oprimidos, quebrar todos los yugos”. El ayuno es uno de los deberes de la Cuaresma. Si no puedes hacer un ayuno total, ese que hace tener hambre hasta los huesos, haz un ayuno humilde, pero de verdad. Isaías advierte tantas incoherencias en la práctica de la virtud: cuidar de los propios negocios, del dinero, etc., mientras que el ayuno es despojarse un poco.

Hay que hacer penitencia, pero en paz: no puedes, por una parte, hablar con Dios y por otra hablar con el diablo, porque es incoherente. No ayunéis más como lo hacéis hoy, que se entera todo el mundo: “Sí, nosotros ayunamos, somos católicos, practicamos y además pertenezco a tal asociación, donde ayunamos siempre y hacemos penitencia”. ¡No! Ayunad con coherencia. No hagáis penitencia incoherentemente, como dice el Señor, con ruido, para que todos la vean y digan: “Mira qué persona tan justa, qué hombre tan justo…”. Eso es un disfraz; es maquillar la virtud. Hay que maquillarse, pero en serio, con la sonrisa, es decir, que no se note que se está haciendo penitencia. Ayuna para ayudar a los demás, pero siempre con una sonrisa.

El ayuno consiste también en humillarse y eso se hace pensando en los propios pecados y pidiendo perdón al Señor. “Pero si ese pecado que hecho se supiera, si saliera en los periódicos, ¡qué vergüenza!”. Pues eso, ¡avergüénzate! Pienso en tantas empleadas del hogar que se ganan el pan con su trabajo, pero que son humilladas, despreciadas… Nunca olvidaré una vez que fui a casa de un amigo siendo niño. Y vi a su madre darle una bofetada a la criada, ¡que tenía 81 años! No se me olvida eso. “No, Padre, yo nunca doy una bofetada”. Ya, pero, ¿cómo las tratas: como personas o como esclavas? ¿Les pagas lo justo, les das vacaciones, es una persona o es un animal que ayuda en tu casa? Solo pensad eso. En nuestras casas, en nuestras instituciones, las hay. ¿Cómo me comporto yo con la empleada doméstica que tengo en casa, con las que están en casa? Hablando con un señor muy culto que explotaba a las empleadas, le expliqué que se trataba de un pecado grave, porque son como nosotros, imagen de Dios, mientras que él sostenía que era gente inferior.

El ayuno que el Señor quiere –como recuerda también la primera Lectura– consiste en “partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, cubrir a quien ves desnudo y no desentenderte de los tuyos”. Así pues, durante la Cuaresma hay que hacer penitencia, sentir un poco de hambre, rezar más y preguntarse cómo nos comportamos con los demás. ¿Mi ayuno sirve para ayudar a los demás? Si no, es fingido, es incoherente, y te lleva por la senda de la doble vida: aparento ser cristiano, justo…, como los fariseos, como los saduceos, pero, por dentro no lo soy. Pide humildemente la gracia de la coherencia. ¡La coherencia! Si no puedo hacer una cosa, no la hago. Pero no hacerla incoherentemente. Hacer solo lo que puedo hacer, pero con coherencia cristiana. Que el Señor nos dé esa gracia.


 Fuente: Almudi.org

Últimas Publicaciones

El Miércoles de Ceniza Humanitas fue invitada a una conferencia de prensa organizada por Ayuda a la Iglesia que Sufre bajo el título “2014-2024: diez años de guerra en Ucrania. Y cómo lo afronta la Iglesia dos años después de la invasión a gran escala”. Los expositores fueron el arzobispo mayor de la Iglesia greco-católica ucraniana, su beatitud Sviatoslav Shevchuk, y el Nuncio Apostólico para Ucrania, Mons. Visvaldas Kulbokas. Más de sesenta periodistas de distintas partes del mundo escucharon los testimonios y pudieron hacer preguntas a estas autoridades. Lo que queda claro tras escuchar las cifras y conocer ejemplos de lo que se vive en Ucrania, es que la guerra continúa siendo muy cruda y que las secuelas que ya está produciendo son profundas, extendidas y muy dolorosas. Mañana se cumplen dos años desde el inicio de la feroz invasión.
Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2024 cuyo tema es «A través del desierto Dios nos guía a la libertad».
Al momento de su expulsión, la labor espiritual de los padres jesuitas realizada por cerca de dos siglos en la América española se vio interrumpida drásticamente. La pragmática de Carlos III de España fue ejecutada con rigor y las misiones, colegios y casas de ejercicios espirituales quedaron desiertas y silenciadas. Sin embargo, la Beata María Antonia de San José, convencida de la enorme carencia que significó tal expulsión, utilizó la limitada libertad que se le daba a la mujer en aquella época para que se continuaran impartiendo los Ejercicios Espirituales Ignacianos en distintas zonas de Argentina, manteniendo vivo el espíritu de los jesuitas en las cuatro décadas de ausencia.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero