En esta serie de catequesis que estamos emprendiendo, nos colocamos en la escuela de algunos de los santos que, como testigos ejemplares, nos enseñan el celo apostólico. Recordemos que estamos hablando de celo apostólico, que es lo que debemos tener para proclamar el Evangelio.

Hoy vamos a encontrar un gran ejemplo de un santo de la pasión por la evangelización en una tierra lejana, a saber, la Iglesia coreana. Veamos al mártir coreano y primer sacerdote San Andrés Kim Tae-gon.

Pero, el primer sacerdote coreano: ¿saben algo? ¡La evangelización de Corea fue realizada por los laicos! Fueron los laicos bautizados quienes transmitieron la fe, no había sacerdotes, porque no los tenían. Luego, más tarde... pero la primera evangelización fue realizada por los laicos. ¿Seríamos capaces de algo así? Pensemos en ello: es interesante. Y este es uno de los primeros sacerdotes, San Andrés. Su vida fue y sigue siendo un testimonio elocuente de la proclamación del Evangelio, el celo por esto.

Hace unos 200 años, la tierra coreana fue escenario de una persecución muy severa: los cristianos fueron perseguidos y aniquilados. En aquel tiempo, creer en Jesucristo en Corea significaba estar dispuesto a dar testimonio incluso hasta la muerte. Específicamente del ejemplo de San Andrés Kim, podemos extraer dos aspectos concretos de su vida.

El primero es la forma en que solía encontrarse con los fieles. Dado el contexto altamente intimidante, el santo se vio obligado a acercarse a los cristianos de manera discreta, y siempre en presencia de otras personas, como si hubieran estado hablando entre ellos durante un tiempo. Luego, para confirmar la identidad cristiana de su interlocutor, San Andrés implementaría estos dispositivos: primero, había un signo de reconocimiento previamente acordado: "Te encontrarás con este cristiano y él tendrá este signo en su atuendo o en su mano". "Y después de eso, él preguntaría subrepticiamente la pregunta, pero todo esto en voz baja, eh? —"¿Eres un discípulo de Jesús?" Como otras personas estaban observando la conversación, el santo tenía que hablar en voz baja, diciendo solo unas pocas palabras, las más esenciales. Entonces, para Andrés Kim, la expresión que resumía toda la identidad del cristiano era "discípulo de Cristo". "¿Eres un discípulo de Cristo?" —pero en voz baja porque era peligroso. Estaba prohibido ser cristiano allí.

De hecho, ser discípulo del Señor significa seguirlo, seguir su camino. Y el cristiano es por naturaleza uno que predica y da testimonio de Jesús. Toda comunidad cristiana recibe esta identidad del Espíritu Santo, y también toda la Iglesia, desde el día de Pentecostés (cf. Conc. Vat. II, Decr. Ad gentes, 2). Es de este Espírituque recibimos la pasión, la pasión por la evangelización, este gran celo apostólico; es un don del Espíritu que da. Y aunque el contexto circundante no sea favorable, como el contexto coreano de Andrés Kim, no cambia; por el contrario, se vuelve aún más valioso. San Andrés Kim y otros creyentes coreanos han demostrado que dar testimonio del Evangelio en tiempos de persecución puede dar muchos frutos para la fe.

Ahora veamos un segundo ejemplo concreto. Cuando aún era seminarista, San Andrés tuvo que encontrar una manera de recibir en secreto a los sacerdotes misioneros del extranjero. Esta no era una tarea fácil, ya que el régimen de la época prohibía estrictamente la entrada de todos los extranjeros al territorio. Por eso había sido, antes de esto, tan difícil encontrar un sacerdote que pudiera venir a hacer trabajo misionero: los laicos emprendieron la misión.

Una vez, piensen en lo que hizo San Andrés, una vez, estaba caminando en la nieve, sin comer, durante tanto tiempo que cayó al suelo exhausto, arriesgándose a perder el conocimiento y a congelarse. En ese momento, de repente escuchó una voz, "¡Levántate, camina!" Al escuchar esa voz, Andrés volvió en sí, vislumbrando algo como la sombra de alguien que lo guiaba.

Esta experiencia del gran testigo coreano nos hace entender un aspecto muy importante del celo apostólico; a saber, el coraje para levantarse cuando uno cae.

¿Pero los santos caen? ¡Sí! De hecho, desde los primeros tiempos. Piensen en San Pedro: cometió un gran pecado, ¿eh? Pero encontró fuerza en la misericordia de Dios y se levantó de nuevo. Y en San Andrés vemos esta fuerza: había caído físicamente pero tenía la fuerza para ir, ir, ir para llevar el mensaje adelante.

No importa cuán difícil pueda ser la situación, y de hecho, a veces puede parecer que no deja espacio para el mensaje del Evangelio, no debemos rendirnos y no debemos abandonar la búsqueda de lo esencial en nuestra vida cristiana: a saber, la evangelización.

Este es el camino. Y cada uno de nosotros puede pensar para sí mismo: "¿Pero yo, cómo puedo evangelizar?" Pero miras a estos grandes y consideras tu pequeñez, consideramos nuestra pequeñez: evangelizar a la familia, evangelizar a los amigos, hablar de Jesús, pero hablar de Jesús y evangelizar con un corazón lleno de alegría, lleno de fuerza. Y esto es dado por el Espíritu Santo. Preparémonos para recibir el Espíritu Santo esta próxima Pentecostés, y pidámosle esa gracia, la gracia del valor apostólico, la gracia de evangelizar, de llevar siempre adelante el mensaje de Jesús. Gracias.


 Fuente: Vaticano

Últimas Publicaciones

El año de la Pastoral UC comenzó con el mensaje de paz y esperanza que los voluntarios de Capilla País, Viviendas, Misión País, Siembra UC y Coro Misión País, compartieron con las familias y comunidades visitadas desde Alto Hospicio hasta Chiloé. Sin embargo, ya las distintas celebraciones navideñas unidas a la bienvenida de Monseñor Fernando Chomali como nuevo Gran Canciller de la UC, marcaron el tono del 2024: la Cuaresma comenzó a vivirse desde las vacaciones para culminar en variados encuentros e instancias en Semana Santa.
Nello Gargiulo ha sido director y secretario ejecutivo de la Fundación cardenal Raúl Silva Henríquez por treinta años. En el 25 aniversario de la muerte del Cardenal, nos ha hecho llegar esta reflexión a partir de testimonios recogidos, publicaciones realizadas, seminarios y coloquios celebrados bajo diferentes miradas y circunstancias. Hablar de “amor creativo y productivo” es un desafío para todos aquellos que hoy no se encuentran conformes con el estilo de la sociedad en que vivimos y aspiran a dar su propio aporte para cambiarla.
En marzo de este año, se desarrolló un conversatorio sobre la Sinodalidad, organizado conjuntamente por la Conferencia Episcopal de Chile, la Conferencia de Religiosas y Religiosos de Chile y la Universidad Católica, el que contó con la participación de Monseñor Luis Marín de San Martín, de la Secretaría General del Sínodo. En este contexto, Ignacio Sánchez, rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, reflexiona sobre el Informe de síntesis “Una Iglesia Sinodal en misión”, recalcando la manera en que la Universidad se inserta en el camino sinodal, en los ámbitos del conocimiento y de la fraternidad de una comunidad.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero