El primer semestre de la Dirección de Pastoral de Formación Cristiana de la UC estuvo cargado de actividades y novedades bajo la premisa de generar espacios de encuentro, transmitir a Cristo, ser coherentes y estar atentos a la realidad, misión evangelizadora de este 2023.

 

Pastoral UC inicia un nuevo año de trabajo con el foco en la UC, la Iglesia y la sociedad

  • Generar espacios de encuentro, transmitir a Cristo, ser coherentes y estar atentos a la realidad, es la invitación para la misión evangelizadora de este 2023.

  • En la instancia, estudiantes, académicos, administrativos y profesionales renovaron su compromiso como representantes de la Pastoral en sus unidades.

Con el llamado a contribuir y aportar a la sociedad de manera continua desde las diferentes labores y profesiones, los agentes pastorales de la Universidad, estudiantes, académicos, administrativos y profesionales renovaron su compromiso con la misión evangelizadora con una Misa celebrada por el Arzobispo de Santiago y Gran Canciller UC, Monseñor Celestino Aós, en la Iglesia del Sagrado Corazón del Campus San Joaquín.

“La Pastoral nos hace estar con los pies en el suelo, atentos a lo que ocurre. No somos islas, estamos en Santiago, estamos en Chile, estamos en el mundo. El proceso constituyente, los problemas y decisiones sociales y políticas, debemos estar ahí. Nosotros somos, muchos o pocos, los seguidores de Jesucristo en su Iglesia, en este momento y aquí. Nosotros tenemos un tesoro de enfoque y visión; compartir el tesoro, compartir los valores, acercar nuestra luz para que se vean las sombras…”, enfatizó Monseñor Aós.

Asimismo, agregó el Gran Canciller UC: “No basta con hablar y con oír si no buscamos un intercambio sincero y respetuoso. No basta con caminar, estar con los otros y hacer actividades más o menos notorias; se trata de un caminar juntos y en la fe. La Pastoral nos recordará insistentemente que se trata de caminar juntos; o sea, preocupándonos en qué dirección van y vamos; qué dificultades y problemas tienen los otros; quién y cómo se marginan o se van quedando atrás”.

Acogiendo las palabras del Arzobispo de Santiago, el Pbro. Jorge Merino, Capellán Mayor de la UC, destacó que “siempre nos hace bien reunirnos, juntarnos, y por eso este Inicio de Año Pastoral 2023 lo iniciamos con una Eucaristía, y así encomendar nuestro trabajo pastoral en su sentido más profundo, que es renovarnos en la misión, animarnos entre todos, entre los distintos representantes de los académicos, administrativos, profesionales y estudiantes, animarnos para que este año podamos evangelizar y llegar a tantas personas que necesitan del mensaje de Cristo”. 

Este 2023 se pudo realizar el encuentro de manera presencial —tras tres años de manera online debido a la pandemia —, por lo que, tras la celebración eucarística, hubo un espacio para compartir en comunidad, abordando diferentes temas relacionados a la evangelización y los énfasis de trabajo de este año en la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Manos, pies y corazón

Para este año, la Pastoral UC definió tres énfasis para su trabajo y desarrollo. “Queremos trabajar más en red, queremos trabajar unas unidades junto a las otras, y por eso nos hace bien saber que hay muchas unidades que están en el mismo camino que yo, lo que vemos representado en las manos que se juntan y ayudan mutuamente. También queremos trabajar en terreno, queremos salir mucho más de las oficinas e ir a los patios, a las facultades, a las ferias, a los distintos encuentros que tiene nuestra universidad, dejando los pies en nuestra labor evangelizadora. Y finalmente, queremos ser una Pastoral mucho más inclusiva, donde todos y todas puedan sentirse acogidos y queridos, y tengan un lugar de encuentro, abriendo y disponiendo el corazón para el encuentro con quienes nos rodean”, explicó el Capellán Mayor UC.

El rector de la UC, Ignacio Sánchez, aprovechó para complementar que la identidad, misión y carácter de la universidad deben ser fácilmente reconocibles, lo que implica que los miembros de la UC sean coherentes en su discurso. “Yo le decía al padre Jorge que está muy bien las manos, los pies y el corazón, pero también tenemos que aplicar la cabeza en este trabajo. Así que, un cuarto aporte, poner la cabeza, pero una cabeza muy en relación con el corazón. Eso está en sintonía con lo que nos hablaba el Santo Padre en nuestra Casa Central el 2018, sobre la combinación entre manos, corazón y cabeza, para ser coherentes con lo que se dice y se hace, en concordancia con lo que queremos y deseamos realizar”.

Finalmente, el director de la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana de la UC, Benjamín Cruz, habló sobre el gran desafío de llegar realmente a todos los rincones de la universidad. En ese sentido, instó a los agentes pastorales a que “podamos estar conectados con la realidad a través de tres dimensiones: conectados con la realidad de la UC, de la Iglesia Católica en Chile y con el país”.


Oración por la paz y el encuentro: Pastoral UC lanza su libro de Semana Santa 2023

  • El texto ofrece la oportunidad de aprovechar este tiempo litúrgico para pedir por la paz y para construirla desde el diálogo y la fraternidad.

“Les dejo la Paz” (Jn 14,27), es el nombre de la versión 2023 del tradicional libro de Semana Santa que la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana de la Pontificia Universidad Católica de Chile lanzó para poder vivir de manera especial estos días santos unidos a Jesús en su Pasión, Muerte y Resurrección, en un ambiente de oración, reflexión y encuentro con los demás.

Se trata de un libro que contiene reflexiones para los días Domingo de Ramos, Jueves, Viernes y Sábado Santo, así como del Domingo de Resurrección, con las que se podrá adentrar en cada una de las etapas del Triduo Pascual, además de preguntas para el diálogo y reflexión personal.

El Vía Crucis propuesto en el libro contiene 14 meditaciones, correspondientes a las estaciones, acompañadas de reflexiones en torno al mensaje de la paz: citas bíblicas, documentos pontificios y episcopales que abordan la paz desde variadas perspectivas y que pueden ayudar a suscitar meditaciones personales.

“Con el propósito de relevar la importancia de alcanzar esta paz tan anhelada es que nos encontramos próximos a conmemorar los 60 años de la encíclica Pacem in Terris, que fue publicada el Jueves Santo de 1963. Este documento de san Juan XXIII fue escrito en el contexto de la Guerra Fría y representa el llamado de la Iglesia a la esperanza por un mundo libre de conflicto. Es un mensaje, que si bien fue escrito hace décadas, se hace muy actual hoy en día. Cristo nos anima a ofrecer nuestros dolores y sufrimientos, nuestra cruz personal, y pedirle al Señor que la cargue con nosotros, para así alcanzar la paz”, puntualiza el Pbro. Jorge Merino, Capellán Mayor de la UC.

El sacerdote invitó a pedir la intercesión de la Virgen para vivir esta semana. “Que María, reina de la paz, nos ayude a lograr la reconciliación en nuestros corazones, para así transmitirla en nuestro entorno”.

El libro de Semana Santa tiene como objetivo que las personas puedan vivir estos días santos en comunidad, a través de la oración, la meditación y el encuentro, en disposición de escucha, encuentro y diálogo con el prójimo.


Pastoral UC da el vamos a un nuevo año de proyectos de solidaridad

  • Voluntarios de Banderas, CIMA, Belén UC, Calcuta UC y Rostros UC tuvieron una jornada de encuentro y trabajo para organizar la labor de cada una de sus iniciativas para este año.

Acompañar y descubrir a Cristo en quienes más lo necesitan desde la identidad de cada iniciativa. Ese fue el mensaje con el que se dio inicio a un nuevo año de actividades de los proyectos de solidaridad cristiana de la Pastoral UC, en una instancia que se lleva a cabo por primera vez y que pretende velar por el desarrollo y formación de cada proyecto y sus voluntarios.

Con una Misa de envío como puntapié inicial, celebrada en la Iglesia del Sagrado Corazón del campus San Joaquín, el sábado 15 de abril, fueron cientos de jóvenes los que llegaron para compartir testimonios, experiencias y sueños, con el fin de trazar la línea de trabajo para este 2023.

En este sentido, uno de los principales focos fue la capacitación que tuvieron los participantes de los proyectos Banderas, Cima, Belén UC, Calcuta UC y Rostros UC, en cuanto a la preparación para enfrentar situaciones complejas en el desarrollo de sus actividades: Belén UC tuvo clases de gestión de aula; CIMA, un taller de primeros auxilios; Calcuta UC, un acompañamiento en las distintas áreas que realizan; y Rostros UC, una capacitación sobre cómo enfrentar momentos difíciles con las personas en situación de calle.

“Para esta jornada de trabajo, cada uno de los coordinadores y sus equipos se reunieron previamente para planificar los detalles de la actividad, siempre con mucho cariño y profesionalismo, pensando en todo momento en los voluntarios, para que se sintieran parte de sus proyectos y protagonistas de la instancia. Asimismo, para poder transmitirles la importancia de su propia identidad y de llevar el mensaje de Cristo a todas las personas”, sostuvo Leyla Darras, coordinadora de Solidaridad Cristiana de la Pastoral UC.

Tras la celebración de la Misa, los estudiantes, voluntarios y coordinadores de las diversas iniciativas sociales, tuvieron la oportunidad de escuchar algunos testimonios que les ayudaran a encontrar “la motivación, las ganas y el espíritu”, para ir alegres al encuentro de aquellas personas que más lo necesitan.

Matías Guzmán, coordinador general de Rostros UC, se mostró muy conmovido por el encuentro, ya que pudo recordar sus inicios en misiones y cómo durante la pandemia decidió participar en el acompañamiento de personas en situación de calle. “Sin duda, creo que los estudiantes deberían inscribirse en alguno de estos proyectos de solidaridad, ya que hay mucho por aportar desde nuestra realidad a las personas que sufren y que están, literalmente, al lado de nosotros. Hay mucha indiferencia y es lamentable no hacerle frente a esa realidad”.

Esta actividad se realizó especialmente para compartir y conocer más a los voluntarios de los proyectos de solidaridad y para tener también un momento de convivencia, de acogida y de cercanía con cada uno de ellos.


La fiesta de Cuasimodo llevó a Jesús a los hogares de los más necesitados

  • Vestidos a la usanza cuasimodista, en caballo, a pie y/o en bicicleta, miembros de la comunidad UC llevaron la comunión a enfermos y ancianos, con gritos de “Santo, Santo, Viva Cristo Rey”.

Trece jinetes recorrieron el sector de Villa Campus, en la comuna de Macul, con banderas chilenas y del Vaticano resguardando el carro donde viajan el Santísimo y el Capellán Mayor de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Pbro. Jorge Merino. Todo como parte de una tradición del campo chileno que se celebra el domingo siguiente tras la Pascua de Resurrección, pero que en la UC se realiza el primer lunes siguiente a este, y en la que se lleva la comunión a personas que, por distintas razones, no pueden salir de sus hogares.

Se trata de la Fiesta de Cuasimodo de la UC, en la que este año participaron 52 personas desde la universidad, y es una iniciativa que lidera la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana junto a la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal.

“Lo vemos en las casas, la alegría de la gente y la emoción de los enfermos postrados al ver a este grupo de jóvenes que llegan, al ver que Jesús viene a visitar sus corazones. Realmente es muy impactante cómo se emocionan, la alegría y la fe con que reciben a Jesús”, sostuvo el Capellán Mayor UC.

Asimismo, destacó que “esta tradición de Cuasimodo nos hace valorar aún más la posibilidad de recibir la Eucaristía porque organizar esto no es fácil, especialmente por la cantidad de cuasimodistas que necesitamos. Nosotros aquí podemos tener todos los días la posibilidad de recibir a Jesucristo. Esto nos tiene que hacer pensar más en el valor eucarístico”, dijo.

Llevando fe a los hogares

Sara Navarro, vecina de Villa Campus, comentó que se emocionó mucho al ver llegar a los jinetes a su barrio. “He estado muy enferma y no puedo ir a la iglesia porque está muy lejos de aquí. Esta es la primera vez que participo de Cuasimodo, antes iba a la iglesia todos los domingos, así que es una alegría, me van a dejar tan en paz y feliz”, dijo.

“Vimos mucha necesidad de parte de los vecinos, íbamos a una casa y nos decían ‘justo tengo una vecina que también quiere’ y nos iban pasando direcciones para que las incluyéramos. En un momento les dijimos que cuando escucharan las campanas y los gritos de ‘Santo, Santo, Viva Cristo Rey’ salieran de sus casas, que ya íbamos a estar pasando y felices de darles la comunión”, comentó Clemente Manzur, coordinador de la Pastoral de Agronomía y estudiante de tercer año de esta facultad.

“Cuando vimos la gratitud en la cara de las personas, de las familias que son parte del recorrido que trazamos, nos sentimos llenos de alegría y confirmamos que todo el trabajo previo valió la pena, que esto se está haciendo por una buena causa. Esta gente de verdad tiene sed de Cristo y el hecho de poder llevarlo es una tremenda alegría, poder aportar con un granito de arena”, agregó el coordinador de la Pastoral de Agronomía UC.

Símbolos y tradición

La Fiesta del Cuasimodo es una celebración muy típica del campo chileno, se realiza desde el siglo XIX y sigue la costumbre que tiene la Iglesia, con relación al mandato de comulgar una vez al año.

El nombre de esta celebración surgió del texto latino que corresponde a la antífona introductoria del domingo después de Pascua de Resurrección: “Quasi modo geniti infantes”, que significa “como niños recién nacidos”; en su desarrollo forman parte varios elementos que contienen una riqueza simbólica para la religión católica en Chile, lo que hace a esta tradición única en el mundo.

Entre ellas que la procesión de los jinetes siempre es presidida por la cruz y una campana que proclama la llegada del Santísimo. Todo esto entre las banderas de Chile y del Vaticano que son llevadas por los cuasimodistas, los que usan la “esclavina”, que sustituye al poncho del huaso, en señal de que se está haciendo un servicio a la Iglesia; y un pañuelo en la cabeza que reemplaza al sombrero de campo que se usaba en sus orígenes, en señal de respeto. Antes de que el sacerdote ingrese a una casa a dar la comunión, algunos jinetes se bajan del caballo y forman un arco con sus banderas, para custodiar al Santísimo.

Cuasimodo 4


Comisión Nacional de Pastoral en Educación Superior presenta nueva web

  • El sitio web está diseñado con información acerca del quehacer y misión de las pastorales integrantes de la PES.

En la plataforma iglesia.cl/pastoraleducacionsuperior/ se podrán encontrar noticias del quehacer de la Pastoral de Educación Superior a nivel nacional, información que permite proyectar y realizar un plan pastoral, y un listado de documentos que pueden iluminar la misión de evangelizar desde las universidades y centros de formación técnica.

Christian Guzmán, director de la comisión dice que, “como comisión nacional estamos muy contentos de poder ofrecer esta humilde plataforma, como una herramienta que nos permita reconocernos en nuestras diversas pastorales de educación superior, y acompañarnos en cada una de nuestras actividades. También nos permite proyectarnos como una pastoral viva”.

Por lo mismo, la invitación es a visitar esta página web que está al servicio de la misión evangelizadora, y a enviar material para este medio de comunicación. Para ello está disponible un mail de contacto, en donde se podrán enviar documentos, encuentros, guiones, retiros, entre otras informaciones, para compartir en este portal que quiere ayudar a hacer comunidad.


En campus San Joaquín: dieciséis niños fueron bautizados

  • El Capellán Mayor de la UC destacó la importancia de recibir este sacramento, para que los niños aprendan a amar a Dios y al prójimo, por medio del ejemplo de fe de sus padres y padrinos.

El sábado 22 de abril, en la Iglesia del Sagrado Corazón del campus San Joaquín, 16 niños y niñas, hijos/as y nietos/as de administrativos, profesionales, académicos y ex estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Chile, recibieron el sacramento del Bautismo, convirtiéndose en nuevos miembros de la Iglesia.

“En el alma de estos niños va a ocurrir un cambio muy importante, porque el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, van a habitar en cada uno de ellos. Y ese es un regalo inmenso, que a simple vista no lo vemos, pero la fe es la que nos enseña que sí va a pasar”, dijo el Pbro. Jorge Merino, Capellán Mayor de la UC, quien presidió la ceremonia.

Asimismo, el sacerdote hizo énfasis en el rol de los padres y padrinos, destacando que “la labor principal de los padres, de ahora en adelante, es rezar por sus hijos y con sus hijos (…). En tanto, las madrinas y padrinos deberán preocuparse para que sus ahijados conozcan a Dios y lo amen, para que así puedan amar al prójimo a futuro, que es la verdadera esencia de ser cristianos”.

Camino de fe

“Este bautizo era algo que teníamos súper pendiente, ya que mi hija tiene 7 años y con todo lo que ha pasado en este último tiempo no lo habíamos podido concretar. Pero ahora, me gusta estar en el proceso de poder ir completando todos los sacramentos de mi pequeña y acompañarla en ese camino”, dijo Nicole Ramorino, funcionaria de la Facultad de Química y de Farmacia UC y mamá de Fiorella Muñoz, una de las niñas bautizadas.

En tanto, Byron Díaz, padrino de Antonia Haydee, se mostró muy feliz, ya que su ahijada recibió el sacramento en compañía de toda su familia. “Es primera vez que soy padrino de alguien, así que estoy muy entusiasmado, para poder darle a mi ahijada todo el amor y la fe que necesita. En mi familia somos todos muy católicos, así que espero poder estar a la altura y acompañarla en este camino de encuentro con Dios”.

“Estoy muy contenta, muy feliz, de que mi nieta esté acogida a la Iglesia católica. Incluso me encantaría que pueda hacer aquí a futuro su Primera Comunión”, dijo Cecilia Allende, abuela de Isidora Mahías, niña que fue bautizada y que es hija de una de las enfermeras del Centro Médico de San Joaquín.

El Capellán Mayor de la UC destacó que Dios ayuda a cada uno de sus miembros a abrirse al amor a través de los sacramentos. “La oración, la participación en la Misa y la compañía de la Virgen María; tres consejos que nos regala la Iglesia para vivir de mejor manera el amor al prójimo y a todos nosotros también”, dijo.

Finalmente, aprovechó de encomendar a cada uno de los nuevos miembros de la Iglesia a la madre de Dios. “Vamos a consagrar estos niños a la Virgen María, para que ella siempre los ayude a amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo”.


Nuevos coordinadores y jefes de pastorales asumen desafío de llevar mensaje de alegría y esperanza

  • Con las iniciativas para estudiantes, solidaridad y misiones y trabajos de la Pastoral UC, se ha podido llegar a muchas personas y familias del país.

Como signo de envío para los proyectos estudiantiles que se desarrollarán este 2023, y una instancia para dar las gracias por la labor de las iniciativas que se llevaron a cabo el año pasado, la Pastoral de la Pontificia Universidad Católica de Chile realizó el jueves 20 de abril una Misa especial en la Catedral de Santiago, en compañía de sus voluntarios, jefes de pastorales de carrera, consejos 2022 y 2023, y sus familiares y amigos.

En la Eucaristía, que fue presidida por el Pbro. Jorge Merino, Capellán Mayor de la UC, se aprovechó de pedir por el trabajo y misión de cada una de las iniciativas, y también por las personas y familias que se verán beneficiadas por estas ayudas.

“Esta es la Iglesia que necesitamos. Esta es la alegría y la esperanza que nos entregan nuestros jóvenes de la Pastoral, y qué mejor que hacerlo en esta Misa de cambio de mando, para agradecer a quienes estuvieron al servicio de nuestros proyectos el año 2022 y también encomendar el trabajo de aquellos que asumen ahora esta misión”, dijo Benjamín Cruz, director de la Pastoral UC.

María Paz Wahl –coordinadora de Siembra Verano 2023 junto a Francisco Errázuriz, y que en esta ceremonia entregó su cargo en la dirección de esta iniciativa social que congrega en la misión a cerca de 400 escolares de III° y IV° Medio, de modo que puedan tener un nuevo encuentro profundo con Jesús– sostuvo que “estar a cargo de este proyecto fue la mejor experiencia de mi vida, especialmente por los aprendizajes, los buenos recuerdos y las amistades que me llevo. No podría estar más agradecida del desafío que se me encomendó”.

Asimismo, agregó que “ahora cerramos esta preciosa etapa, por lo que en esta Misa de cambio de mando se hizo entrega al Señor de todo lo vivido. Agradezco a cada persona que fue parte de este camino y cada momento que se vivió, porque lo que experimenté en Siembra fue una fiesta de la fe, un pedacito del cielo acá en la tierra, y estoy muy feliz por haber sido parte de esta Iglesia viva y en salida”.

Por su parte, Guillermo Márquez, jefe de la Pastoral de Ciencias Sociales, aseguró, tras asumir el cargo, que “esto es un tremendo desafío que me llena de felicidad, especialmente por poder ser un puente entre los estudiantes y Dios, y así llegar a muchos corazones este año”.

Desde Capilla País, proyecto que se dedica a construir capillas y lugares de encuentro en las más diversas localidades y zonas de Chile, María Jesús Urmeneta, se mostró muy contenta y manifestó que para ella “estar en Capilla ha significado ser un instrumento de Dios, para que Él pueda actuar, tanto en mí como en las personas del consejo, los voluntarios y cada una de las comunidades con las que compartimos”.

Compromiso familiar

Los padres de los voluntarios de los proyectos de la Pastoral UC también se han hecho parte de las iniciativas, siendo pilares fundamentales de la misión realizada por sus hijos. En este sentido, María Soledad Sepúlveda, mamá de Josefa Sánchez, coordinadora de Siembra Verano 2024, destacó la importancia de la participación en este tipo de iniciativas, ya que “ayuda a formar jóvenes íntegros, para tener un mejor Chile. En la UC no sólo hay una preocupación por lo académico, sino que también por lo espiritual y eso siempre se agradece”, dijo.

“Para nosotros como papás, es un orgullo y una enorme felicidad que nuestra hija participe en estos proyectos de la universidad, puntualmente en Trabajo País, como es en el caso de mi hija. Esto, porque no hay nada mejor que entregar su tiempo a la gente que más lo necesita, ayudar a la comunidad, contribuir a la sociedad y hacer que cada persona pueda ser un poco más feliz”, puntualizó otra de las mamás asistentes a la ceremonia.


Estudiantes construyen 8 viviendas para familias damnificadas de Santa Juana

  • La iniciativa convocó a 85 alumnos y alumnas universitarios, y contó con el apoyo de Fundación Techo y el Instituto Nacional de la Juventud (INJUV).

Apoyar en la reconstrucción de viviendas para familias que lo perdieron todo en los incendios del verano pasado. Ese fue el objetivo que se trazó la UC en la comuna de Santa Juana, región del Biobío, durante la última semana de abril y los primeros días de mayo. En menos de dos semanas, la Universidad armó un voluntariado especial de emergencia, con la ayuda del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV) y Fundación Techo, con la finalidad de contribuir en el levantamiento de las zonas afectadas por los siniestros.

Así, a través del llamado de la Federación de Estudiantes UC (FEUC) y de cinco iniciativas –Trabajo País (Pastoral UC), Trabajos FAIF, Trabajos Voluntarios de Ingeniería, Jóvenes sin Fronteras y Proyecta– se pudo coordinar la llegada de ayuda efectiva para ocho familias afectadas por los siniestros. A los trabajos llegaron 85 estudiantes en total.

En este contexto, autoridades universitarias, junto a profesionales de la DAE y Pastoral UC, visitaron al grupo de voluntarios que llegaron a Santa Juana el sábado 29 de abril en la noche. Para la directora de Asuntos Estudiantiles UC, Carola Méndez —quien estuvo acompañada de la jefa de Liderazgo Estudiantil de la DAE, Ivonne Moraga—, aportar de esta forma evidencia el rol público que ejerce la UC en el país. De ahí el valor de levantar el voluntariado y realizar una visita en terreno.

“El trabajo en Santa Juana muestra la sensibilidad y el compromiso que tiene la UC con lo que sucede en nuestro país y con las necesidades que tienen las personas. Esto es parte del espíritu y la identidad de nuestra universidad y fundamental para la formación y experiencia de nuestros estudiantes”, detalló la directora.

Una comunidad agradecida

Ana Albornoz, alcaldesa de Santa Juana, manifestó su gratitud por la llegada de los voluntarios. Además, sostuvo que las universidades chilenas, y especialmente la UC, ejercen una labor clave en situaciones de emergencia.

“Para nosotros es muy importante, ya que la reconstrucción es muy larga y la afectación que hubo en Santa Juana fue mayor. Tenemos una catástrofe humanitaria, entonces cuando vienen los jóvenes, especialmente de la UC, lo que hacen, además de construir, es acompañar socio-afectivamente a nuestros vecinos y vecinas, que se sienten muy solos. Son personas de escasos recursos que perdieron todo lo que tenían”, expresó la edil.

A lo anterior, destacó el importante rol que cumplen los estudiantes católicos, comprometidos con las causas que van en beneficio de la comunidad. “Nos parece muy relevante el rol de la juventud y de la juventud católica en esta emergencia. Estamos agradecidos”, dijo.

Otra de las personas que se mostró feliz por la llegada de la UC a Santa Juana fue el presbítero Ricardo Venecia, quien sostuvo una reunión con Ivonne Moraga y con la directora de Solidaridad y Misiones de Pastoral UC, María Jesús Ochagavía. Lo anterior, para definir zonas críticas a las que ayudar, especialmente a nivel espiritual, como es el levantamiento de capillas. En ese sentido, el sacerdote valoró la iniciativa de la universidad y los estudiantes:

“Me hace sentir orgulloso de ser católico. La Universidad Católica es Iglesia y la siento como tal. Son hermanos que llegan a sufrir con nosotros y a decir que no nos podemos quedar quietos cuando todavía hay hermanos que están sufriendo. Me siento acompañado por la UC y por cada uno de ellos. La DAE, la Pastoral y cada iniciativa que anda en terreno con los voluntarios. Todos han sido un bálsamo en medio de este sufrimiento”, manifestó el religioso.

La voz de los voluntarios

Convocatoria, talleres de formación y tomar el bus hacia la región del Biobío. Así fue como en menos de dos semanas los más de 80 voluntarios se alistaron y prepararon para ir a construir. El desafío no fue menor, considerando el tiempo de ejecución y reclutamiento.

Haciendo los cimientos o levantado cada muralla, los voluntarios colocaron todo para el resurgir de las viviendas en Santa Juana. Y, desde esa motivación por querer levantar a la localidad, es que Luisa Hinrichs, coordinadora general de Trabajo País, explica la importancia. “Ha estado realmente increíble. Se armó en menos de dos semanas, pero se logró y pudimos salir a construir. Hay muchos que nunca se habían conocido y fue muy lindo ver cómo se fueron armando los lazos entre las cuadrillas y ver que eran de distintas carreras”, comentó la estudiante de Derecho, que pertenece a la Pastoral UC.

Finalmente, se espera que la UC siga generando espacios de encuentro, vinculación y ayuda con los habitantes de Santa Juana. De momento, se están estableciendo puentes e ideas para brindar distintos soportes que sigan fortaleciendo los nexos entre la universidad y esa comunidad.


Pastoral UC realizó premiación diálogo fe-razón de estudiantes

  • En conjunto con la Vicerrectoría de Investigación UC y la Escuela de Graduados, se reconoció a los adjudicados del IX Concurso de Investigación y Creación para Estudiantes, y a los del Premio Cardenal Newman.

17 estudiantes fueron reconocidos por la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana de la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Vicerrectoría de Investigación (VRI) y la Escuela de Graduados, tras adjudicarse los fondos del IX Concurso de Investigación y Creación para Estudiantes, y el Premio Cardenal Newman, cuya invitación fue a ir en búsqueda del diálogo entre la razón y la cultura con la fe, bajo los lemas “El mundo te necesita, no pierdas la conexión” y “En búsqueda del diálogo de tu investigación con la fe”, respectivamente.

En el primer caso, en el concurso para estudiantes, fueron 14 las iniciativas premiadas en las categorías “Proyecto Propio” y “Ayudantía”, donde los alumnos y alumnas presentaron sus respectivas propuestas, en distintas áreas, como Educación, Ciencias Políticas, Filosofía, Letras, Teología, Psicología y Medicina, entre otros.

En la categoría de Proyecto Propio, donde se busca que los estudiantes, de forma individual o grupal, propongan un proyecto que responda a la contingencia en diálogo con la fe, se destacó el trabajo de seis equipos, cuyos proyectos resaltaron en su calidad, originalidad, relevancia actual e identidad católica. Por otro lado, se reconocieron a ocho jóvenes que se encuentran colaborando como ayudantes de investigación en proyectos dirigidos por académicos.

“La esencia de la pastoral universitaria está también en aquello donde se entrelaza el estudio académico y las actividades paracadémicas, con los principios religiosos y morales”, dijo el Pbro. Jorge Merino, Capellán Mayor de la UC, durante la ceremonia.

Además, el sacerdote aseguró que “ese es el norte hacia el cual debemos seguir avanzando, promoviendo, facilitando y favoreciendo espacios y oportunidades, recursos y estructuras desde la Pastoral y en conjunto con la Vicerrectoría de Investigación, para que cada estudiante o académico, de forma individual o grupal, tenga la oportunidad y se sienta motivado a poder aportar e investigar desde su área de expertise, al diálogo de la ciencia, de la academia con la razón y la fe”.

Investigaciones doctorales

En esta instancia también se entregó, por sexta vez, el Premio Cardenal Newman —reconocimiento que cada año realiza la Pastoral con apoyo de la Escuela de Graduados de la VRI—, cuyo objetivo es reconocer y estimular las investigaciones desarrolladas por los estudiantes de los distintos programas de doctorado, que pongan en diálogo su disciplina con la fe cristiana, aportando de modo significativo a la misión de la universidad de evangelizar la cultura.

En esta versión se premiaron a tres estudiantes de doctorados: dos en la categoría de Ciencias Sociales y uno perteneciente a la de Artes y Humanidades.

El ganador de la categoría de Artes y Humanidades fue Jair Marín, doctorando del programa de Arquitectura y Estudios Urbanos, cuya tesis se tituló: “Áreas de llegada en Santiago y Buenos Aires: infraestructuras, habitus migrante y prácticas”.

“Desde mi pregrado comencé a trabajar en comunidades educativas para promover los procesos de convivencia en contextos de alta diversidad cultural. Allí también comprendí los problemas que enfrentan las familias en sus barrios y la urgente necesidad de contribuir con herramientas para aportar a una mayor cohesión entre los vecinos. Por lo mismo, es muy gratificante que la universidad desarrolle este tipo de iniciativas, pues nos impulsan a seguir avanzando en nuestras investigaciones doctorales bajo un enfoque humanitario y orientado al bien común”, sostuvo Marín.

En tanto, en la categoría de Ciencias Sociales, el comité decidió realizar una doble adjudicación, dada la calidad de las propuestas. Las ganadoras fueron María Asunción Pérez-Cotapos, del programa de doctorado en Psicología, con su tesis “La noción de vitalidad en la psicología desde el siglo XIX hasta la actualidad”, y Adriana Villamizar, quien realiza su tesis dentro del programa de Derecho en interdisciplina con Letras, titulada “Representaciones sociales y autopercepción: Extensión de los deberes atípicos de información en la contratación con personas con lesiones cerebrales adquiridas”.

Las tres tesis galardonadas fueron reconocidas por su nivel y vínculo que se dio desde cada disciplina con la fe, destacándose no sólo la discusión en materias teóricas, sino también mostrando un fuerte compromiso con la solidaridad y la inclusión, valores que están en el centro del pensamiento cristiano y se alinean con el compromiso de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Premiacion Estudiantes 1


“Somos Iglesia”: Estudiantes secundarios comparten experiencia de Dios en torno a la vocación y el servicio

  • Mas de 500 estudiantes encargados de las pastorales de 55 colegios y liceos, acompañados por sus profesores, se encontraron para conversar sobre su labor evangelizadora, al servicio de Chile y la Iglesia.

  • Durante la jornada también pudieron conocer los proyectos que se generan en la UC y la Pastoral, además de conversar sobre las vocaciones y su futuro.

Con el lema “Dios me ha llamado”, la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana de la Pontificia Universidad Católica de Chile, en colaboración con la Vicaría para la Educación del Arzobispado de Santiago, llevaron a cabo la séptima versión del encuentro “Somos Iglesia”.

Se trata de una instancia que permitió conectar a cerca de 500 estudiantes de educación media, de 55 establecimientos educacionales, públicos y privados, tanto de Santiago como de las regiones de Valparaíso y O’Higgins, a pensar en su futuro vocacional y entender cómo pueden ser un aporte a la sociedad y la Iglesia, especialmente desde su participación en las pastorales y grupos secundarios.

El evento, que se llevó a cabo en el campus San Joaquín, contó con la presencia del rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Ignacio Sánchez; el director de la Vicaría de la Educación del Arzobispado de Santiago, Alberto Vásquez; el Pbro. Jorge Merino, Capellán Mayor de la UC; y el director de la Pastoral UC, Benjamín Cruz.

Ellos, junto a los estudiantes fueron los protagonistas del encuentro, donde tuvieron la oportunidad de conversar, discutir, escuchar y trabajar en conjunto, sobre cómo se puede ayudar a otras personas por medio de la vocación.

“La pandemia, la historia de vida de este país, nos enseña que tenemos que colaborar entre todos, que no hay ningún colegio o liceo tan pequeño que no pueda entregar un aporte, ni uno tan grande que tenga todo al interior de sus respectivas pastorales”, dijo el rector Ignacio Sánchez durante su presentación en el auditorio Francisco Rosende, de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas UC.

Posteriormente, Alberto Vásquez, de la Vicaría para la Educación, se mostró muy entusiasmado ante la presencia de tantos jóvenes católicos, por lo que comentó que: “Creo que cuando un joven se siente realmente llamado por Jesucristo y encontrado con Él, le cambia la vida y cambia todo su entorno, y eso ayuda a mejorar el país, que es lo principal. Por eso, este encuentro me parece muy bello”.

El director de la Pastoral UC, Benjamín Cruz, también manifestó su alegría y entusiasmo ante la visita de tantos profesores y estudiantes de educación media, a la universidad, por lo que se dio el tiempo de agradecerles y mostrarles uno a uno los proyectos que ofrece la Pontificia Universidad Católica de Chile a través de su área pastoral. “Este encuentro es realmente impresionante, ya que es el reflejo de una Iglesia que está viva y que está devolviéndonos la esperanza”, dijo.

El camino de la vocación

María José Bunster, psicóloga clínica infanto-juvenil, experta en discernimiento vocacional y ex alumna de la Pontificia Universidad Católica de Chile, fue la encargada de exponer el tema principal.

En una charla REC (Razón en Cristo) pudo enfocarse en dar un mensaje sobre la vocación, incentivando a los jóvenes a encontrar su propio camino y misión, sin miedo a equivocarse, “ya que es parte de la vida, es un proceso que tienen que vivir y que nadie más lo hará en su lugar. Además, de no hacerlo, se puede llegar a diversas consecuencias, como —por ejemplo— desarrollar una depresión a largo plazo”, aseguró.

Después de la charla, los participantes se reunieron en grupos para comentar qué es la vocación y cómo se puede ayudar a los demás por medio de ella. En ese intercambio también consideraron las necesidades más urgentes de los chilenos en la actualidad, como el acceso a la salud y a una educación de calidad, además de poder tener otras oportunidades como el acceso a una vivienda.

Encuentro y servicio

Somos Iglesia fue un gran encuentro liderado y apoyado por los coordinadores generales del proyecto Siembra UC, Gracia Larraín y Cristián Toro. Ellos tuvieron la oportunidad de animar el evento y dar un mensaje motivacional para que los cientos de estudiantes participen de las misiones que la Pastoral UC ofrece, tanto en invierno como en verano.

“Siembra UC es clave para quienes participaron del evento Somos Iglesia, ya que es una ocasión perfecta para que todas las ideas que se hablaron se puedan llevar a la práctica, a lo concreto, a través de una experiencia misionera, en la que los escolares se abran a un espacio de formación, donde puedan conocer su vocación de la mano de Cristo y entregarse a los demás de tal manera que puedan compartir la esperanza y la alegría de ser católicos”, explicó Gracia Larraín, coordinadora general del proyecto.

Por su parte, Cristián Toro, también coordinador general de Siembra UC, aseguró que “esta fue una instancia que logró crear un gran momento de encuentro y motivación, porque los estudiantes intercambiaron sus visiones de la realidad que les toca vivir y a su vez, pensaron en sus propias inquietudes, para hacer de su vocación un llamado a ayudar a los demás y servir a las personas que más lo necesitan en nuestra sociedad”.

Asimismo, agregó que los escolares “no son sólo el ahora de Dios, sino también el mañana. Es por esto por lo que buscamos ayudarlos a tener estas vivencias para hacerlos crecer como líderes transformadores, que tienen a Cristo en el centro y que buscan afrontar las necesidades del Chile actual”.

Un llamado de esperanza

María Jesús Ochagavía, directora de Solidaridad y Misiones de la Pastoral UC, celebró el encuentro con todos los escolares, recalcando que “lo que vivimos hoy en nuestro campus San Joaquín fue realmente increíble: recibimos a cientos de alumnos para compartir ideas y experiencias de vida y servicio. Por lo mismo, eso que aprendieron hoy puede ser el motivo para que, en un futuro no muy lejano, puedan sumarse a nuestra pastoral y participar de alguna forma en todos nuestros proyectos sociales, de solidaridad, misiones y trabajos, de modo que luego puedan seguir aportando a las personas y a nuestra sociedad en las necesidades que vayan teniendo ¡Eso nos llena de alegría y esperanza!”.

Para finalizar el evento, los presentes fueron invitados a participar en una Misa de agradecimiento en la Iglesia del Sagrado Corazón del campus San Joaquín, que fue presidida por el Capellán Mayor de la UC, el Pbro. Jorge Merino.

“Dios me ha llamado y Dios nos ha llamado a todos a una misión muy clara, que es compartir la experiencia que nosotros hemos tenido con Él. Entonces, si para nosotros Dios es alguien importante, si es alguien que ha cambiado nuestra vida, tenemos que compartir esa experiencia con los demás. A eso nos ha llamado el Señor a cada uno de nosotros”, indicó en su homilía.

Somos Iglesia es una actividad que se realiza todos los años en la Pontificia Universidad Católica de Chile y que busca orientar a los estudiantes secundarios del país para que puedan acercarse a Dios y de paso encontrar su verdadera vocación. Una iniciativa que busca mostrar y destacar que la Iglesia somos todos, y que juntos debemos ir en búsqueda de los demás, trabajando para generar sinergias en la acción evangelizadora, que permitirán salir al encuentro y estar al servicio de la sociedad.

Somos Iglesia 1


La música, la fe y la cultura se unen en concierto de Adoración Eucarística “Soli Deo Gloria”

  • Por primera vez en once años, el concierto de música sacra se celebró en la festividad del Cuerpo y Sangre de Jesús. En un ambiente de recogimiento y oración, los presentes tuvieron un espacio de encuentro entre lo humano y lo divino.

Vivir la fiesta del Corpus Christi, en alabanza a Dios desde la música. Esa fue la invitación con la que este 2023 se llevó a cabo el evento anual “Soli Deo Gloria”, organizado por la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana de la Pontificia Universidad Católica de Chile, en colaboración con el Instituto de Música UC, y en el que se interpretaron obras inéditas de música sacra, compuestas por estudiantes, egresados del Música UC y de otras casas de estudio, como un aporte a la Iglesia y a la cultura. 

Se trata de las obras “Bendecir”, “Locus iste”, “Tantum Ergo” y “Retazos, luz verdadera”, de Diego Musalem, Erwin Ojeda, Florencia Novoa y Vicente Tobar, respectivamente, y que fueron interpretadas por el Cuarteto Académico UC y el Coro de Estudiantes UC.

La ceremonia fue presidida por monseñor Cristián Castro, obispo auxiliar de Santiago, acompañado por el capellán de Campus Oriente, Pbro. Javier Concha. Así, con el Santísimo Sacramento expuesto, se propició un ambiente de recogimiento, oración y encuentro, donde la música jugó un papel importante para que los asistentes pudieran vivenciar en carne propia la belleza y la expresión artística de cara a lo divino.

“Se trata justamente de poner dos elementos muy en común y que son tan afines, como lo son la música, que en este caso está al servicio de la alabanza, adoración y oración, y todo el trabajo pastoral que se realiza en la Universidad Católica, que busca enriquecer nuestra mirada universitaria desde todos los aportes que puede hacer el ser humano, como instancia pastoral también para enriquecer su alma, su espíritu”, destacó el obispo auxiliar de Santiago.

El padre Javier Concha, en tanto, sostuvo que “la solemnidad de Corpus Christi nace de la necesidad del creyente católico de dar una expresión pública de su fe y, de un modo particular, en la creencia de la presencia real de Cristo en la hostia consagrada. El proyecto “Soli Deo Gloria”, este año, ha querido sumarse a esa celebración eclesial para resaltar dicha manifestación de fe y propiciar un espacio de intimidad con Aquel Dios que ha decidido quedarse en medio de nosotros a través del sacramento de la Eucaristía”.

Asimismo, agrega el capellán de Campus Oriente, “la música, por tanto, vuelve a ser el medio por el cual el creyente expresa lo que su alma proclama… ‘todo para la mayor gloria de Dios’”.

Jueves eucarístico

Celebrada el jueves posterior a la solemnidad de la Santísima Trinidad, la fiesta del Corpus Christi conmemora la importancia de la Eucaristía y de la posibilidad de recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Un milagro eucarístico del siglo XIII fue el origen de la festividad. 

Este 2023, en la Universidad Católica se realizarán procesiones en los diferentes campus, exponiendo al Santísimo Sacramento ante la comunidad UC, sobre alfombras de aserrín con motivos religiosos, después de las misas de 13:00 hrs.

Soli Deo Gloria 1

“El jueves, como día de institución de la eucaristía en el Jueves Santo, se ha convertido también en un día privilegiado para adorar al Señor y por eso se habla del jueves eucarístico. En ese contexto, nosotros también queremos unirnos a esa oración a través de lo que la universidad puede entregar, que es tanto la composición de estas obras de música sacra, como también la interpretación de profesionales de primer nivel”, explicó el director de Formación y Cultura Cristiana de la Pastoral UC.

En esta adoración, las piezas musicales fueron interpretadas por el Cuarteto Académico y el Coro de Estudiantes —dirigido por el académico Felipe Ramos—, ambos pertenecientes al Instituto de Música UC. Así, con su interpretación se relevó la adoración eucarística como un espacio de encuentro entre lo humano y lo divino, entre la música, las artes y la fe. La música se vuelve un puente por el cual los creyentes expresan lo que sus almas proclaman: “todo por la mayor gloria de Dios”.

“Gracias a todos los compositores y músicos de primer nivel que han dado vida a este concierto de música sacra, que hoy, en la fiesta de Corpus Christi, nos ha permitido entrar en un tiempo de recogimiento, oración y encuentro personal con Dios presente en la Eucaristía. Es un gran regalo y un aporte al arte sacro de nuestra Iglesia chilena, que nos ayuda a acercarnos a lo divino”, puntualizó el Pbro. Jorge Merino, capellán mayor de la UC. 

¿Qué es SDG?

“Soli Deo Gloria” —o “Sólo a Dios la Gloria”—, es la firma con la que Johann Sebastian Bach firmaba sus obras. De ahí es donde se inspira el proyecto organizado por la Pastoral UC, desde 2012, y que, año a año, culmina con un Concierto de Adoración acompañado por obras de música sacra. Este 2023 es la primera vez que se realiza en el marco de la fiesta de Corpus Christi.

“’Soli Deo Gloria’ es una invitación única para aportar en la expresión religiosa, mediante la composición y montaje de obras, para entregar un espacio de recogimiento y oración al público que asiste. Es un ejercicio interesante porque, independiente del credo de cada persona, rememora una práctica que motivó la composición de miles de obras icónicas de nuestra historia musical”, enfatizó el capellán de Campus Oriente, Pbro. Javier Concha. 

Soli Deo Gloria 3

Últimas Publicaciones

Los estudiantes y profesores representantes de 56 colegios se congregaron el martes 28 de mayo en el campus San Joaquín de la UC para reflexionar sobre cómo hacer un Chile más justo y santo desde la realidad de cada uno, en el encuentro Somos Iglesia. Durante la jornada también pudieron conocer los proyectos que ofrece la Pastoral UC, además de conversar sobre la vocación y el futuro.
Hoy, 24 de mayo, se celebra el “Día de oración por la Iglesia en China”, fecha que el Papa Francisco recordó en el video mensaje enviado a un congreso recientemente celebrado en Roma: se cumplen cien años desde el primer y único concilio celebrado en la potencia asiática; ocasión que reflota los esfuerzos desde el Vaticano y a la vez expone la velada realidad de la situación de los católicos en China.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero