El noveno aniversario del pontificado de Francisco cae en una hora oscura de la historia, marcada por el conflicto en Ucrania. Pero desde el 13 de marzo de 2013 hasta hoy, Jorge Mario Bergoglio ha trabajado constantemente en favor de la paz y la reconciliación entre los pueblos, llevando la esperanza del Evangelio a las periferias del mundo.

Es la locura de la guerra, que estalló entre Rusia y Ucrania el pasado 24 de febrero, lo que connota tristemente el día en que se cumple el noveno aniversario del Pontificado de Francisco, elegido el 13 de marzo de 2013.

"La guerra es una locura", ha dicho repetidamente el Pontífice en los últimos días, lamentando el flujo de ríos de sangre y lágrimas, pidiendo la apertura de verdaderos corredores humanitarios e instando a la gente a ayudar a los que están "oprimidos por las bombas y el miedo". Pero a la "locura de la guerra", Francisco nos invita a responder siempre con la "locura del Amor", ese Amor evangélico que "llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús". El rasgo que caracteriza su Pontificado es precisamente éste: llevar la esperanza de la Buena Nueva a las periferias extremas de la tierra, para que su anuncio llegue a todos, liberándolos del pecado y dándoles la alegría de Cristo.

Llamamientos por la paz

Si miramos hacia atrás, a lo largo de casi una década de pontificado de Bergoglio, todo esto es evidente. El año 2021 se abrió y se cerró bajo la bandera de la invocación a la paz, especialmente gracias a dos viajes apostólicos: en marzo, a Iraq, y en diciembre a Chipre y Grecia.

Ambos viajes se hicieron eco del llamamiento de Francisco a luchar contra toda forma de violencia y a volver a las fuentes de la humanidad y la fraternidad. Palabras reiteradas también en septiembre de 2021, durante el viaje a Budapest y Eslovaquia, en el que Francisco condenó toda forma de destrucción de la dignidad humana.

La pandemia y la exhortación a la fraternidad

Pero el año 2021 también está indisolublemente unido al 2020 por la pandemia de Covid-19 que está obligando al mundo a detenerse con consternación. Francisco exhorta constantemente a la liberalización de las patentes de vacunas para que sea accesible a todos, sin desigualdades. Permaneciendo cerca de los fieles con la oración y la ayuda de la tecnología, da valor al mundo, invitándolo a confiarse al Señor.

"Abrazar su Cruz -dice Francisco en la inolvidable "Statio Orbis" presidida el 27 de marzo de 2020 en el parvis de la Basílica Vaticana- significa permitir nuevas formas de hospitalidad, de fraternidad, de solidaridad. Y la fraternidad es precisamente el término que encierra Fratelli tutti, la tercera Encíclica del Pontífice firmada el 3 de octubre de hace dos años en Asís, ante la tumba de San Francisco. Una carta circular que llama a la amistad social y dice no a la guerra para construir un mundo mejor.

La lucha contra los abusos

En 2019, la palabra fraternidad resuena de nuevo, con el documento sobre "Fraternidad humana para la paz mundial y la convivencia común", firmado el 4 de febrero, en Abu Dhabi, por el Papa y el Gran Imán de Al-Azhar Ahamad al-Tayyib. El texto condena la violencia y el terrorismo, promoviendo el respeto mutuo y el diálogo interreligioso, y representa un paso fundamental en las relaciones entre el cristianismo y el islam.

Sin embargo, 2019 también se caracteriza por la lucha contra los abusos: en febrero se celebra en el Vaticano un encuentro sobre la protección de los menores, caracterizado por un claro deseo de penitencia, responsabilidad, verdad y transparencia en la Iglesia. La cumbre conduce tanto a la redacción del Motu proprio Vos estis lux mundi, que establece nuevos procedimientos para denunciar el acoso y la violencia (y garantizar que los obispos y los superiores religiosos rindan cuentas); como a la abolición del secreto pontificio para los casos de abusos sexuales.

La Iglesia está cerca de las víctimas

La lacra de los abusos cometidos por algunos miembros del clero también marca el año 2018, con casos específicos relacionados con el cardenal George Pell, el ex sacerdote chileno Ferdinand Karadima y el ex cardenal Theodore McCarrick. El primero es juzgado en Australia, pasa injustamente trece meses en prisión y finalmente es absuelto. Karadima y McCarrick, en cambio, fueron destituidos del estado clerical por Francisco.

Después, el 20 de agosto, el Papa escribió una Carta al Pueblo de Dios en la que reafirmaba el camino de la verdad, la justicia, la prevención y la reparación. "Las heridas nunca prescriben", dice Francisco, señalando la cercanía de la Iglesia a las víctimas y deplorando el clericalismo que convierte el servicio sacerdotal en poder, alimentando los abusos.

Los pobres y la misericordia

Sin embargo, lo que más resuena en 2017 es la palabra "pobres": hace cinco años, de hecho, se celebró el primer "Día Mundial" dedicado a ellos. "Acercarnos a los que son más pobres que nosotros -dice Francisco- nos recordará lo que realmente cuenta: amar a Dios y al prójimo. El aniversario es convocado por el Papa con la Carta Apostólica Misericordia et misera, que concluye el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, celebrado en 2016. Centrado en el tema "Sean misericordiosos como el Padre", el evento tiene un carácter "generalizado", es decir, ofrece la posibilidad de abrir una Puerta Santa en todas las iglesias del mundo, concretando así esa atención a las periferias tan querida por el Pontífice.

Ecología integral y justicia social

Salvaguardar la Creación es sin duda el tema principal de 2015. Hay dos acontecimientos que caracterizan este año: la firma, el 24 de mayo, de la encíclica Laudato si' sobre el cuidado de la casa común, y la institución de la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, que se celebrará cada año el 1 de septiembre. Ambos acontecimientos recuerdan la necesidad de promover una ecología integral que reúna no sólo el cuidado del medio ambiente, sino también la justicia social y la equidad para los pobres. Además, Francisco recordó que la vocación de ser custodios, y no propietarios, de la Creación es compartida por todos los cristianos y, por tanto, es de naturaleza ecuménica.

La importancia de la familia

Entre 2015 y 2014 el eje del actual Pontificado es la familia, a la que Francisco dedicó dos Sínodos: uno extraordinario, titulado "Desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la evangelización", y otro ordinario sobre el tema "La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo".

De ambas asambleas surge la preocupación del Papa por los ataques a los que se ve sometida la familia por parte de una sociedad cada vez más individualista. Como antídoto a esta tendencia, en la exhortación apostólica Amoris Laetitia, del 8 de abril de 2016, Francisco recuerda la belleza de la familia basada en el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer, sin olvidar la fragilidad que experimentan algunas personas, como los divorciados vueltos a casar.

Esta importancia también se enfatizará a través de la proclamación de un Año especial de la Familia -Amoris Laetitia- que tendrá lugar a lo largo de 2021 y la mitad de 2022. Concluirá con el X Encuentro Mundial de las Familias, que se celebrará en Roma el próximo mes de junio sobre el tema "El amor familiar: vocación y camino de santidad".

Cambios en el ámbito económico, judicial y pastoral

Sólo en 2021, Francisco publicó ocho "Motu Proprio" que, además de introducir novedades en el sector económico, también modificaron los ámbitos judicial y pastoral.

Los migrantes y la cultura del encuentro

Asimismo, en el entramado del actual Pontificado destacan algunos hilos concretos: la atención a los migrantes y la lucha contra la "globalización de la indiferencia", convertida en emblema por el histórico viaje a Lampedusa, el primero del Papa, el 8 de julio de 2013, y por las dos visitas a la isla de Lesbos en abril de 2016 y diciembre de 2021; así como la promoción del diálogo y la "cultura del encuentro", destacada, por ejemplo, en 2014 por el compromiso en primera persona del Papa con el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba.

Incluso ahora, en estos días difíciles por la guerra en Ucrania, el Papa no ha escatimado esfuerzos para trabajar por un enfrentamiento pacífico entre las partes, tanto visitando personalmente la embajada de la Federación Rusa en la Santa Sede como llamando por teléfono al presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyi. Otros dos aspectos emergen con fuerza del pontificado de Francisco.

El primero es la promoción de la unidad de los cristianos y se caracteriza por tres gestos: en 2016, el encuentro en Cuba con Kirill, Patriarca de Moscú y toda Rusia, concluido con la firma de una declaración conjunta; en 2019, el regalo de algunos fragmentos de las reliquias de San Pedro a una delegación del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla presente en Roma, y en 2021 la disculpa por los errores cometidos por los católicos presentada en Atenas al Primado de la Iglesia Ortodoxa Griega, Jerónimo.

La atención a la sinodalidad

Otro aspecto que destaca en su pontificado es la atención a la sinodalidad: hasta la fecha, de hecho, Francisco ha convocado y presidido cuatro Sínodos (además de los dos ya mencionados sobre la familia, en 2018 se celebró el de los jóvenes, seguido al año siguiente por el especial sobre la Amazonia, ambos contenidos en dos Exhortaciones Apostólicas, Christus vivit y Querida Amazonia), pero para 2023 se esperan novedades.

La XVI Asamblea General Ordinaria que se celebrará en el Vaticano, centrada en el tema "Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión", irá precedida de un proceso de escucha, discernimiento y consulta de tres años de duración dividido en tres fases: diocesana, continental y universal.

Cuidado de las personas mayores

Igualmente el Pontificado de Francisco ha siempre dedicado un espacio especial a los ancianos. Pensando en la tercera edad, Francisco instauró la Jornada Mundial de los Abuelos y los Ancianos, celebrada por primera vez el pasado mes de julio cerca del aniversario de los santos Joaquín y Ana, los "abuelos" de Jesús. "La vejez es un don, y los abuelos son el vínculo entre generaciones, para transmitir a los jóvenes la experiencia de la vida y la fe", subrayó el Papa.


Fuente: Vatican News

Últimas Publicaciones

“El amor familiar: vocación y camino de santidad” es el tema elegido por el Papa Francisco para el Encuentro Mundial de las Familias. El Encuentro fue organizado por la diócesis de Roma y el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida y tuvo lugar en Roma entre los días 22 y 25 de junio.
Mientras haya un ser humano que se movilice día a día, mientras haya esperanza y nostalgia, el mundo podrá ser cada día mejor. Compartimos esta reflexión de monseñor Fernando Chomalí sobre la esperanza y la opción creyente en la vida cotidiana.
El domingo, en la ciudad de Owo, en el suroeste de Nigeria, un número desconocido de hombres armados ingresó a la iglesia de San Francisco durante la misa de Pentecostés. Dispararon contra los asistentes, matando a entre 25 y 50 de ellos, incluyendo niños. El lugar hasta ahora no se había visto afectado por la inseguridad y la violencia que afecta en general al norte y al centro del país.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero