Mientras que aumentan las presiones sobre los líderes religiosos de Hong Kong, los católicos en China no participaron en las distintas fases preparatorias de la Asamblea Sinodal, y los dos obispos chinos que viajaron a Roma volvieron a su país tras tan solo dos semanas y sin dar una verdadera explicación, las comunidades católicas chinas mantienen viva la memoria de los misioneros mártires que sacrificaron sus vidas para difundir el Evangelio en sus tierras, y autoridades locales conceden el premio “Buena Persona de Nanjing” a una religiosa católica que se ha distinguido como “modelo de moralidad”.

 Son panoramas contrapuestos que suceden en paralelo dentro de la gran nación china. Por un lado, la Iglesia oficial funciona en apariencia como en cualquier lugar país libre, y por otro, abundan los gestos donde queda claro quién lleva la voz cantante entre las relaciones del Estado y el Vaticano.

Participación en el Sínodo sobre la sinodalidad
El obispo Anthony Yao Shun, de Jining en Mongolia Interior, el primer obispo nombrado en virtud de un acuerdo de 2018 entre Beijing y la Santa Sede, y el obispo Joseph Yang, de Zhoucun en el este de China, abandonaron la asamblea sinodal para emprender un viaje de ida de regreso a su patria asiática después de sólo dos semanas en Roma.
Ambos obispos son miembros destacados de la Asociación Patriótica Católica (CPCA), un organismo controlado por los comunistas que trabaja en la necesidad de que los católicos asimilen el pensamiento del presidente chino Xi Jinping. El obispo Yang ha estado involucrado recientemente en el trabajo con este fin, mientras que el obispo Yao ocupaba un puesto en la comisión litúrgica de la CPA hasta hace poco.
La salida de los obispos chinos podría ser una fuerte señal de que el gobierno comunista no tiene intención de participar de ninguna manera en las decisiones sobre el futuro de la Iglesia, sobre todo porque los católicos en China no participaron en las distintas fases preparatorias de esta asamblea sinodal. Y también puede ser una señal de que los obispos chinos, que no tendrán voz y voto, son, de facto, más observadores que actores.

Amenazas a la libertad de conciencia en Hong Kong, por Benedict Rogers
La semana del 13 de noviembre el arzobispo de Beijing Joseph Li Shan, presidente del organismo católico controlado por el estado de China, la Asociación Católica Patriótica China, visitó Hong Kong durante cinco días. Esto se produjo apenas una semana después de que más de diez obispos católicos de todo el mundo pidieran la liberación del activista católico a favor de la democracia Jimmy Lai, quien ha estado encarcelado en Hong Kong durante casi tres años y enfrenta la perspectiva del resto de su vida en prisión.
La respuesta de las autoridades de Hong Kong fue reprender a los obispos que firmaron la petición, calificando su acción de “engañosa y calumniosa” y acusándolos de “socavar descaradamente” el Estado de derecho e inmiscuirse en los asuntos de Hong Kong. Entre los firmantes de la carta se encontraban el cardenal Timothy Dolan de Nueva York, el obispo Robert Barron, el arzobispo Timothy Broglio, presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, el arzobispo John Williams de Southwark, arzobispos y obispos de Irlanda, Lituania, Australia, Canadá y Nigeria, así como la India, Cardenal Baselios Cleemis Thottunkal.
Li recibió una cálida bienvenida por parte del gobierno de Hong Kong. Lejos de ser un representante genuino de los católicos chinos o una voz de la conciencia, es el colaboracionista del Partido Comunista Chino. Su CPCA, junto con el régimen de Beijing, ha violado varias veces el acuerdo Vaticano-China al crear nuevas diócesis y nombrar nuevos obispos sin la aprobación del Vaticano, pero la Iglesia en Hong Kong se vio obligada a darle la bienvenida. De hecho, fue el nuevo cardenal de Hong Kong, Stephen Chow quien invitó a Li.
Esta invitación surge, en parte, por un nuevo informe publicado a principios de noviembre sobre las amenazas inminentes a la libertad de religión o de creencias en Hong Kong. Titulado “Sell Out My Soul” (“Vende mi alma”) , fue lanzado por Hong Kong Watch en el Parlamento Europeo en un evento presidido por la ex Ministra de Asuntos Exteriores de Polonia, Anna Fotyga, y se presentó luego en eventos en Washington, DC, Ottawa y Westminster. El prólogo ha sido escrito por los patrocinadores de Hong Kong Watch, Sam Brownback y Fiona Bruce MP, quienes también son, respectivamente, el exembajador Especial de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional y el actual Enviado Especial del Primer Ministro del Reino Unido para la libertad de religión o de creencias.
El título del informe se inspiró en el conocido himno Tell Out My Soul del obispo anglicano Timothy Dudley Smith, y es una reflexión sobre los compromisos que los líderes religiosos y sus seguidores en Hong Kong se ven cada vez más obligados a hacer. Ahora que Beijing gobierna directamente Hong Kong y ha desmantelado las libertades y la autonomía básicas de la ciudad, los creyentes religiosos de la ciudad se ven obligados a comprometer sus valores, erosionar su espíritu y vender su alma, tal vez para proteger alguna libertad de culto limitada.
El debilitamiento de la libertad religiosa en Hong Kong es sutil, lento e insidioso. No implica el dinamitar iglesias, la destrucción de cruces o el encarcelamiento de musulmanes en campos de prisioneros, como ocurre en China continental. Más bien, implica la creación de un factor de “congelación” que lleva a los propios líderes religiosos a hacer concesiones.
La libertad de culto sigue intacta por ahora. Los creyentes religiosos todavía pueden ir a la iglesia, la mezquita, el templo o la sinagoga, y todavía pueden acceder a la literatura religiosa. Pero la libertad de religión o de creencias en su forma más plena, tal como se establece en el artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, ya se está erosionando.
Hay cuatro formas principales en que está surtiendo efecto esta erosión de la libertad de religión en Hong Kong.
El primero está en el ámbito legislativo: el impacto de la legislación represiva, en particular la draconiana Ley de Seguridad Nacional impuesta a Hong Kong por Beijing en julio de 2020, y las posibles nuevas regulaciones que se avecinan. El gobierno de Hong Kong planea introducir otra ley de seguridad, invocando el artículo 23 de la Ley Básica de la ciudad, que exige la implementación de legislación antisubversión. Se habla de una nueva ley para restringir el micro financiamiento. Las leyes relativas al estatus de organizaciones benéficas ya se han endurecido. Todo esto impacta a los grupos religiosos. Y se habla cada vez más del establecimiento de un departamento gubernamental para asuntos religiosos, para examinar, otorgar licencias y monitorear a los grupos religiosos.
El segundo, que se deriva de esto, es la autocensura generalizada entre los líderes religiosos. El clero cristiano ahora evita ciertos temas en sus sermones y ciertamente no tocará nada que sugiera derechos humanos, justicia o libertad. En agosto de 2020, el cardenal John Tong, administrador apostólico en ese momento, instruyó a todos los sacerdotes católicos a “cuidar su lenguaje” al predicar y evitar cuestiones “políticas”. Desde 2022, la diócesis de Hong Kong puso fin a las misas conmemorativas anuales que solían celebrarse en las parroquias para recordar la masacre de la Plaza de Tiananmen de 1989. Un pastor protestante que abandonó Hong Kong afirma que su iglesia eliminó todos sus sermones de los últimos 30 años de su sitio web y que muchas iglesias ya no comparten sermones en línea.
La Comisión de Justicia y Paz de la diócesis de Hong Kong ha sido rebautizada como comisión de “Desarrollo Humano Integral” y su anterior defensa abierta de los derechos humanos ha sido reemplazada por discursos de “patriotismo”, “diálogo” y “reconciliación”. A primera vista, estos parecen buenos valores, pero después de la agitación en Hong Kong durante los últimos cuatro años, la idea de que se puede lograr la “reconciliación” sin verdad y justicia es una quimera. Verdad y reconciliación, justicia y paz van siempre de la mano, como sabe todo buen católico. De manera similar, el “diálogo” no debería ser un fin en sí mismo, sino más bien un medio para la realización de los valores cristianos.
No es sorprendente, ya que al menos tres pastores prominentes, incluido el obispo emérito de Hong Kong, el cardenal Joseph Zen, de 91 años, han sido arrestados. Uno de ellos, el pastor Garry Pang, fue declarado culpable de sedición y sentenciado a un año de cárcel. Otro, Roy Chan, se exilió, pero su iglesia, que había brindado apoyo pastoral y refugio a los manifestantes a favor de la democracia en 2019, fue allanada por la policía y HSBC congeló sus cuentas bancarias y las de la iglesia. Por supuesto, estos casos se refieren a lo que pueden considerarse actividades “políticas” más que “religiosas”, pero las personas en cuestión actuaban según sus conciencias informadas e inspiradas por sus creencias religiosas. Hoy en día, la capacidad de cualquier persona en Hong Kong de seguir su conciencia está gravemente restringida.
La tercera área impactada es el sector educativo. Al menos el 60% de las escuelas financiadas por el gobierno en Hong Kong están administradas por la iglesia, pero el régimen del Partido Comunista Chino ahora dicta el plan de estudios, garantiza el lavado de cerebro de los estudiantes mediante narrativas ideológicas y propaganda, y potencialmente busca infiltrarse en los puestos de las juntas escolares. Esto amenaza directamente el espíritu de las escuelas religiosas.
Finalmente, está la campaña de Xi Jinping de “sinización” de la religión y la prueba del “patriotismo”.
La “sinización” de la religión está ahora bien establecida en China continental y está en marcha en Hong Kong. Se han celebrado varias conferencias entre líderes católicos y protestantes en Hong Kong con funcionarios de Beijing y sus representantes. Por supuesto, lo que significa “sinización” no es simplemente una inculturación saludable o un patriotismo genuino, sino lealtad al Partido Comunista Chino y la cooptación de organismos religiosos como portavoces de la propaganda del Partido Comunista.
Cuando Chow fue nombrado por primera vez nuevo obispo de Hong Kong hace dos años, las personas con las que hablé tenían grandes esperanzas en él. Se le consideraba un buen candidato de compromiso, no alguien tan abiertamente prodemocracia como para resultar inaceptable para Pekín, pero definitivamente tampoco se le consideraba del lado de Pekín.
Dos años después, parece estar haciendo todo lo posible para pulir sus credenciales “patrióticas”. Cuando visitó Beijing a principios de este año habló del “deber” del “patriotismo”. Ha elogiado regularmente el acuerdo chino-vaticano a pesar de los incumplimientos por parte de Beijing. Sobre la participación de dos obispos de China continental en el reciente sínodo sobre la sinodalidad en Roma, Chow lo comparó con El Señor de los Anillos: la Comunidad del Anillo, donde “sientes que su presencia completa la comunidad”.
En una entrevista reciente , Chow dijo que los dictadores de Beijing “realmente aprecian” al Papa Francisco, porque “no critica”. Bueno, por supuesto, un régimen que está cometiendo genocidio, crímenes contra la humanidad y otras graves violaciones de derechos humanos, incluidas torturas, esterilizaciones forzadas, abortos forzados y trabajos forzados, y que ha desmantelado las libertades prometidas en Hong Kong en violación de un tratado internacional y amenaza a Taiwán. Le gusta un líder global que no los denuncia por estas atrocidades.
Chow dice que en una audiencia con el Papa Francisco en marzo del año pasado, el Papa le dijo: “Hazlo bien en China”. Expresa repetidamente su deseo de ser un “puente” entre el resto del mundo y China. El problema es que cualquier puente sostenible necesita pilares firmes, y los pilares de la libertad religiosa están siendo constantemente erosionados por una combinación del régimen del Partido Comunista Chino en Hong Kong y la capitulación y doblegamiento de la Iglesia. El pueblo de fe de Hong Kong ahora necesita que personas de conciencia en todo el mundo hablen por ellos.

La vida de la Iglesia según Agencia Fides
En paralelo a lo relatado desde el punto de vista de los derechos humanos, se publican noticias que dan cuenta de un funcionamiento eclesial bullente e integrado. Se habla de que

las comunidades católicas chinas mantienen viva la memoria agradecida de los misioneros mártires que sacrificaron sus vidas para difundir el Evangelio en sus tierras. Los católicos chinos de hoy continúan siguiendo sus pasos al profesar su fe en Cristo en el presente, expresando su gratitud mediante la dedicación de nuevas iglesias y honrándolos en las celebraciones litúrgicas.

Por ejemplo, el 9 de noviembre se consagraron dos nuevas iglesias en honor a los misioneros mártires y confesores de la fe.
Una fue en Jintang, dentro de la diócesis de Ningbo en la provincia de Zhejiang. Esta iglesia está dedicada a San Juan Gabriel Perboyre, un lazarista francés nacido en Montgesty el 6 de enero de 1802, quien fue martirizado en Wuchang el 11 de septiembre de 1840.
La nueva iglesia, que alberga las reliquias del santo misionero y mártir, abarca una extensión de casi 8.000 metros cuadrados y fue construida con un costo de 1.778.433 euros. Durante la ceremonia de consagración, presidida por el obispo Francis Xavier Jin Yangke, ocho catecúmenos recibieron el sacramento del bautismo, y once bautizados fueron confirmados con el sacramento de la Santa Confirmación. En su homilía, el obispo Jin, al referirse a la construcción e inauguración del nuevo templo, extendió una invitación a todos para que se acerquen con alegría y espíritu participativo, exhortándolos a “adorar a Dios Padre”. Además, instó a todos a pedir que sus corazones se transformen en la “morada” del Señor
Ese mismo día, el obispo Joseph Shen Bin inauguró una nueva iglesia en Shanghai, destinada a convertirse en el epicentro de la labor pastoral en el sur de la diócesis. En la liturgia de consagración de la iglesia, dedicada a la Virgen María, Mons. Shen Bin hizo repetidas referencias al 390 aniversario de la muerte de Pablo Xu Guangqi (Shanghai, 24 de abril de 1562 - Pekín, 8 de noviembre de 1633), el mandarín bautizado por el gran misionero jesuita Matteo Ricci.
Más de noventa sacerdotes y más de dos mil fieles participaron en la concelebración presidida por Mons. Shen Bin. Durante la liturgia, cuatro hermanas de la Congregación Diocesana de la Presentación de Nuestra Señora renovaron sus votos ante la asamblea. A la ceremonia asistieron funcionarios de la autoridad civil y académicos expertos en estudios religiosos. Al concluir su homilía, monseñor Shen pidió a todos “utilizar, edificar y administrar este hermoso santuario con un corazón agradecido”.

Un par de días después, las autoridades locales de la diócesis de Nanjing, en la provincia china de Jiangsu, concedieron el premio “Buena Persona de Nanjing” a una religiosa católica que se ha distinguido como “modelo de moralidad”. Zheng Yueqin recibió el reconocimiento concedido por el Departamento de Propaganda del Comité del Partido Comunista del Municipio de Nanjing y la Oficina Municipal para la Civilización a los ciudadanos y ciudadanas que se distinguen por su contribución a la vida de la comunidad.
La Hermana Yuequin es vicepresidenta de la Fundación Caritativa Católica de Nanjing y fundadora del Centro de Educación Especial vinculado a la fundación. La motivación del premio se refiere a que la religiosa católica se ha distinguido como “modelo ejemplar moral” y con las iniciativas que ha promovido en virtud de su vocación de religiosa “promueve y practica activamente los valores fundamentales del socialismo, persevera en el apoyo y la protección de las personas con discapacidad mental, hace todo lo posible por ayudarles a vivir en un entorno feliz y se esfuerza por reavivar la esperanza en los discapacitados con amor, contribuyendo con su trabajo ordinario a la realización del sueño chino del gran renacimiento de la nación”.
La hermana Zheng Yuequin ya había sido galardonada en marzo de 2022 como “Mujer Bandera Roja del Ocho de Marzo”, otro premio dedicado a las mujeres que se distinguen por su destacada contribución a la sociedad.
En 2005, en nombre de la diócesis de Nanjing, la hermana Zheng Yueqin fundó el “Centro de Educación Especial Arca de Nanjing”, que acoge a niños con discapacidad mental y autismo con casi 400 huéspedes. El centro ha sido premiado varias veces por la autoridad civil. “Los niños y niñas sienten que pertenecen a este lugar. Hay una larga cola de gente que quiere entrar en nuestro centro”, dijo la religiosa en la ceremonia de entrega de premios.

En el último domingo del año litúrgico de la Iglesia católica, las comunidades católicas chinas vivieron intensamente la solemnidad de Cristo Rey, participando en iniciativas pastorales importantes. En Pekín, en la parroquia dedicada a Nuestra Señora del Carmen, tras la Eucaristía, el don Zhang Xiaozhuo, el párroco, entregó los diplomas y pequeños premios a los feligreses que han participado en la lectura diaria de la Biblia, una iniciativa inaugurada con ocasión del tricentenario de la fundación de la Iglesia. D. Zhang subrayó la importancia de la lectura individual y comunitaria de la Palabra de Dios, anunciando que la iniciativa continuará y que el nuevo ciclo anual de lectura de la Biblia comenzará el domingo 3 de diciembre, fiesta de San Francisco Javier y primer domingo de Adviento.
En la catedral de la diócesis de Pekín, los catecúmenos del 55º curso de catequesis recibieron un hermoso ejemplar del Padre Nuestro de manos del don Pei Dong, director del curso. Don Pei expresó el deseo de que "todos aprendan de memoria el Padre Nuestro, la oración por excelencia y precioso tesoro de la Iglesia". Al final de la liturgia, todos los catecúmenos recitaron juntos el Padre Nuestro y recibieron la bendición del sacerdote y los catequistas.
Mientras que en la catedral de Shangai, el obispo Joseph Shen Bin presidió la ceremonia en que 83 catecúmenos recibieron los sacramentos de iniciación a la vida cristiana. Los nuevos cristianos fueron acogidos por la comunidad con gran alegría y calidez. Durante la celebración litúrgica, aproximadamente 2.000 fieles presentes renovaron sus promesas bautismales.

Mientras que al dar inicio al tiempo de Adviento, en la víspera de la festividad de San Francisco Javier, la diócesis de Nanjing llevó a cabo la ordenación de dos nuevos diáconos, con la esperanza de que también ellos puedan extraer de este patrón de las misiones la pasión por difundir el Evangelio en todos los rincones de la diócesis y de China.
La ordenación se celebró en la parroquia dedicada a San Francisco Javier, consagrada el 3 de diciembre de 2018 para atender las necesidades pastorales de más de 3.000 católicos. También asistieron a la ordenación unos 30 sacerdotes, las hermanas de la diócesis y más de 500 laicos, junto con algunos representantes de las autoridades políticas locales.
En la parroquia de la Santísima Trinidad de Jiangxi, las festividades del Adviento comenzaron con una celebración en la que fieles y sacerdotes compartieron un propósito común. Este consistió en recordar la importancia de la oración, la realización de buenas obras y la lectura de la Biblia. El objetivo es que a través de estas acciones, las personas que comparten la vida cotidiana con ellos puedan experimentar el amor de Cristo. Al concluir la liturgia en las iglesias, sacerdotes y religiosas se dirigieron a las comunidades de base para administrar los sacramentos a los enfermos y a quienes más lo necesitan.
El 7 de diciembre, víspera de la solemnidad de la Inmaculada Concepción, la archidiócesis de Guangzhou, provincia de Guangdong, celebró la ordenación de dos diáconos. En la catedral dedicada al Sagrado Corazón, Mons. Joseph Gan Junqiu presidió la liturgia, a la que asistieron decenas de sacerdotes, hermanas y centenares de laicos.

Fuentes: Vatican News, La Croix, Agencia Fides.

Últimas Publicaciones

Los estudiantes y profesores representantes de 56 colegios se congregaron el martes 28 de mayo en el campus San Joaquín de la UC para reflexionar sobre cómo hacer un Chile más justo y santo desde la realidad de cada uno, en el encuentro Somos Iglesia. Durante la jornada también pudieron conocer los proyectos que ofrece la Pastoral UC, además de conversar sobre la vocación y el futuro.
Hoy, 24 de mayo, se celebra el “Día de oración por la Iglesia en China”, fecha que el Papa Francisco recordó en el video mensaje enviado a un congreso recientemente celebrado en Roma: se cumplen cien años desde el primer y único concilio celebrado en la potencia asiática; ocasión que reflota los esfuerzos desde el Vaticano y a la vez expone la velada realidad de la situación de los católicos en China.
Índice con las 21 prédicas del Santo Padre realizadas entre diciembre de 2023 y mayo de 2024.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero