El viernes 21 de enero el Papa Francisco declaró oficialmente a San Ireneo de Lyon como el 37° Doctor de la Iglesia, con el título de “Doctor Unitatis”: “Doctor de la Unidad”.

 “Que la doctrina de tan gran Maestro aliente cada vez más el camino de todos los discípulos del Señor hacia la plena comunión”, escribió el Papa en un decreto firmado ese día. 

Esto ocurre en medio de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, celebrada este año entre el 18 y 25 de enero.

"San Ireneo de Lyon, que vino de Oriente, ejerció su ministerio episcopal en Occidente: fue un puente espiritual y teológico entre los cristianos orientales y occidentales”, escribió el Papa Francisco. “Su nombre, Ireneo, expresa esa paz que viene del Señor y que reconcilia, restaurando la unidad”.

San Ireneo fue un obispo y escritor del siglo II venerado tanto por católicos como por cristianos ortodoxos y conocido por refutar las herejías del gnosticismo con una defensa tanto de la humanidad como de la divinidad de Cristo.

Si bien algunos de los escritos más importantes de San Ireneo han sobrevivido, los detalles de su vida no se conservan tan bien. Nació en la mitad oriental del Imperio Romano, probablemente en la ciudad costera de Esmirna, en lo que ahora es Turquía, alrededor del año 140 d.C.

Cuando era joven, escuchó la predicación del obispo cristiano primitivo San Policarpo, quien había sido instruido personalmente por el apóstol Juan. Ireneo se convirtió en sacerdote, sirviendo a la Iglesia en la región de la Galia, en lo que ahora es Francia, durante un período difícil a fines de la década de 170.

Durante este tiempo de persecución estatal y controversia doctrinal, Ireneo fue enviado a Roma para proporcionarle al Papa San Eleuterio una carta sobre el movimiento herético conocido como Montanismo. Después de regresar a Lyon, Ireneo se convirtió en el segundo obispo de la ciudad, tras el martirio de su predecesor San Potino.

En el transcurso de su labor como pastor y evangelista, el segundo obispo de Lyon se enfrentó a doctrinas y movimientos heréticos que insistían en que el mundo material era malo y no formaba parte del plan original de Dios. Ireneo reconoció este movimiento, en todas sus formas, como un ataque directo a la fe católica. Refutó los errores gnósticos en su extenso libro “Contra las herejías”, que todavía se estudia hoy por su valor histórico y conocimientos teológicos.

Una obra más corta, la “Prueba de la predicación apostólica”, contiene la presentación del Evangelio de Ireneo con un enfoque en el cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento por parte de Jesucristo. Varias de sus otras obras ahora se han perdido, aunque se ha compilado y traducido una colección de fragmentos de ellas.

Ireneo murió en Lyon alrededor del año 202, cuando el emperador Septimus Severus ordenó el martirio de los cristianos.

Los obispos de EE. UU. votaron en 2019 a favor de que San Ireneo fuera nombrado Doctor de la Iglesia a pedido del cardenal Philippe Barbarin, entonces arzobispo de Lyon, y enviaron su aprobación al Vaticano para la consideración del Papa.

La última vez que el Papa Francisco declaró un nuevo Doctor de la Iglesia fue el año 2015, cuando reconoció a San Gregorio de Narek, un monje armenio del siglo X.

Benedicto XVI nombró a los Santos Juan de Ávila e Hildegarda de Bingen Doctores de la Iglesia en 2012.

Diecisiete de las 36 figuras declaradas Doctores de la Iglesia por la Iglesia Católica vivieron antes del Gran Cisma de 1054 y también son veneradas por los cristianos ortodoxos.

San Ireneo podría ser el primer mártir en ser declarado Doctor de la Iglesia. Su descripción en el sitio web de la Congregación para las Causas de los Santos dice: “Murió en 202, pero su martirio no es seguro. En el siglo IV San Jerónimo y dos siglos después Gregorio de Tours afirmaron que Ireneo 'terminó su vida en el martirio', lo que habría sucedido durante una sangrienta persecución, muy probablemente la de Septimio Severo, que tuvo lugar entre los años 202-203”.


Fuente: The Catholic Herald

 

Últimas Publicaciones

“El amor familiar: vocación y camino de santidad” es el tema elegido por el Papa Francisco para el Encuentro Mundial de las Familias. El Encuentro fue organizado por la diócesis de Roma y el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida y tuvo lugar en Roma entre los días 22 y 25 de junio.
Mientras haya un ser humano que se movilice día a día, mientras haya esperanza y nostalgia, el mundo podrá ser cada día mejor. Compartimos esta reflexión de monseñor Fernando Chomalí sobre la esperanza y la opción creyente en la vida cotidiana.
El domingo, en la ciudad de Owo, en el suroeste de Nigeria, un número desconocido de hombres armados ingresó a la iglesia de San Francisco durante la misa de Pentecostés. Dispararon contra los asistentes, matando a entre 25 y 50 de ellos, incluyendo niños. El lugar hasta ahora no se había visto afectado por la inseguridad y la violencia que afecta en general al norte y al centro del país.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero