Los obispos del Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile dan a conocer un mensaje recordando que “la violencia nunca es un camino legítimo”, ante los recientes hechos que “son motivo de gran tristeza e indignación en nuestro país”, manifestando su solidaridad con las familias y comunidades afectadas. Además, llaman a las autoridades y actores implicados, a seguir buscando solución a los graves problemas de La Araucanía.

 Al iniciar su mensaje los pastores expresan: “En la madrugada de este miércoles 16 de agosto, un atentado incendiario destruyó una escuela en la comuna de Curacautín y causó serios daños a una capilla católica, en el sector de Radal Sur. Un poco antes, otro ataque destruyó una capilla evangélica y una vivienda en la comuna de Ercilla, sector de Chequenco. Y lo más grave, en la comuna de Cañete, sector de Huape, fue asesinado el agricultor David Alejandro González”.

Una situación que nadie merece vivir

“Estos hechos violentos son motivo de gran tristeza e indignación en nuestro país. Lamentablemente se han hecho habituales en la llamada Macrozona Sur y corremos el peligro de acostumbrarnos a ellos, asumiéndolos con una actitud indolente que ya lleva varios años. Las personas, familias y comunidades de esta zona viven una situación de inseguridad y de amenaza a sus vidas y sus bienes que nadie merece vivir”, afirman los representantes del Episcopado.

La violencia nunca es un camino legítimo

Agregan que, como señalaron los Obispos de Chile en su reciente mensaje “Felices los que trabajan por la paz”, a 50 años del Golpe de Estado: “la violencia nunca es un camino legítimo: ni para imponer o combatir ideas, ni como medio para promover demandas sociales o políticas de grupo, tampoco como método para obtener por la fuerza beneficios económicos o materiales”.

Seguir buscando solución a los graves problemas de La Araucanía

“Junto con manifestar nuestra solidaridad a las familias y comunidades afectadas, dirigimos un llamado a las autoridades y a todos los actores implicados, a hacer todavía un mayor esfuerzo por garantizar la seguridad y la protección de las personas y sus comunidades, asumiendo urgentemente las decisiones políticas y administrativas que sean necesarias para resguardar el Estado de Derecho. Asimismo, animamos a seguir buscando solución a los graves problemas de La Araucanía, desde un trato siempre justo y respetuoso con el pueblo mapuche”, finaliza la declaración de los pastores, orando al Señor “por la conversión de quienes causan terror y destrucción con sus acciones, y pedimos para nuestra patria el don de la paz y la fraternidad”.

- Descargar declaración completa (PDF)

Fuente: Comunicaciones CECh

CECh, 16-08-2023

Últimas Publicaciones

El Miércoles de Ceniza Humanitas fue invitada a una conferencia de prensa organizada por Ayuda a la Iglesia que Sufre bajo el título “2014-2024: diez años de guerra en Ucrania. Y cómo lo afronta la Iglesia dos años después de la invasión a gran escala”. Los expositores fueron el arzobispo mayor de la Iglesia greco-católica ucraniana, su beatitud Sviatoslav Shevchuk, y el Nuncio Apostólico para Ucrania, Mons. Visvaldas Kulbokas. Más de sesenta periodistas de distintas partes del mundo escucharon los testimonios y pudieron hacer preguntas a estas autoridades. Lo que queda claro tras escuchar las cifras y conocer ejemplos de lo que se vive en Ucrania, es que la guerra continúa siendo muy cruda y que las secuelas que ya está produciendo son profundas, extendidas y muy dolorosas. Mañana se cumplen dos años desde el inicio de la feroz invasión.
Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2024 cuyo tema es «A través del desierto Dios nos guía a la libertad».
Al momento de su expulsión, la labor espiritual de los padres jesuitas realizada por cerca de dos siglos en la América española se vio interrumpida drásticamente. La pragmática de Carlos III de España fue ejecutada con rigor y las misiones, colegios y casas de ejercicios espirituales quedaron desiertas y silenciadas. Sin embargo, la Beata María Antonia de San José, convencida de la enorme carencia que significó tal expulsión, utilizó la limitada libertad que se le daba a la mujer en aquella época para que se continuaran impartiendo los Ejercicios Espirituales Ignacianos en distintas zonas de Argentina, manteniendo vivo el espíritu de los jesuitas en las cuatro décadas de ausencia.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero