A pesar del horror causado por el terremoto, que ha devastado amplias zonas del norte de Siria, hay signos de esperanza, especialmente por la forma en que los sirios hacen gala de una unidad y solidaridad que no se veían desde antes de la Guerra Civil.

 Imagen de portada: delegación recorre las calles de Lattakia para verificar los daños del terremoto.

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN) proporcionará al menos medio millón de euros de ayuda inmediata a los cristianos de Siria tras el devastador terremoto, que ha dejado más de 33.000 muertos en ese país y en la vecina Turquía.

Dados los muchos años de guerra y el colapso económico de Siria, la organización ya tiene proyectos en marcha y contactos locales en ciudades como Alepo y Latakia, ciudades que cuentan con importantes comunidades cristianas y que se han visto gravemente afectadas por el sismo.

Según Xavier Stephen Bisits, jefe de la Sección de Líbano y Siria de ACN -que viajó a Alepo inmediatamente después del terremoto-, varios de los proyectos de ayuda ya aprobados son más bien pequeños y están pensados para cubrir necesidades inmediatas a corto plazo.

Siria terremoto Lattakia padre Fadi y Nuncio visitando a los damnificados

Javier Bisits junto al nuncio apostólico en Siria, cardenal Mario Zenari, el padre Fadi Azar

“Estamos trabajando con los franciscanos de Latakia, que están proporcionando mantas y alimentos a las familias desplazadas; los armenios ortodoxos de Alepo han preparado un proyecto para suministrar medicamentos a las familias desplazadas; el Instituto del Verbo Encarnado quiere colaborar con nosotros en un proyecto para las familias afectadas y también tenemos un proyecto con la sociedad San Vicente de Paúl para proporcionar cuidados de higiene a los ancianos, pues muchos de ellos han optado por no abandonar sus hogares y viven solos” dijo Bisits.

El proyecto más importante consiste en ayudar a la gente a volver a sus casas lo antes posible. Sin embargo, para ello es necesario que las casas sean inspeccionadas por ingenieros que certifiquen de que no hay riesgo de derrumbe.

Afortunadamente, según Bisits, las nueve Iglesias cristianas presentes en Alepo mantienen una excelente relación entre ellas y ya han tomado la iniciativa en este sentido: “El miércoles por la noche el sínodo de los obispos católicos se reunió en Alepo y ya ha formado a un equipo de ingenieros que van a empezar a evaluar los daños en las casas de las familias cristianas y el coste aproximado de cada reparación. Aquí es donde ACN espera poder ayudar, y esperamos poder hacerlo con profesionalidad. Los obispos ortodoxos también se involucrarán, participarán o enviarán a sus representantes en estas deliberaciones, para estar seguro de que nuestra ayuda incluye a todos”.

Por último, ACN también está en contacto con el Comité Conjunto de Alepo -un organismo que representa a todas las Iglesias- con el fin de ayudar a financiar un proyecto destinado a cubrir los gastos de arriendo de viviendas para las familias cuyos hogares han sufrido los daños más importantes o han quedado completamente destruidos. Estas familias tendrán que esperar semanas o incluso meses para regresar a sus hogares, una vez reparados, o para encontrar un nuevo hogar.

Siria terremoto encargado de proyectos en la zona

Javier Bisits, encargado de proyectos de ACN en Siria y Líbano visita los lugares afectados por el terremoto en Siria.En la foto se le ve en Alepo.

Una tragedia dentro de otra tragedia

El terremoto de Siria es una tragedia dentro de otra tragedia, pues más de una década de guerra, una pandemia y, más recientemente, una devastadora crisis económica, ya habían dejado a la población sumida en la desesperación. Para muchos, el terremoto ha sido la gota que colma el vaso.

No obstante, también ha habido algunas consecuencias inusitadas: algunos sirios aseguran que están presenciando muestras de unidad y solidaridad que no se habían visto desde antes del comienzo de la guerra.

 “En general, la gente tiene miedo, pero está mostrando una solidaridad que no habíamos visto en los últimos doce años en Siria. La gente se reúne, comparte y reza”, explica Marie Rose Diab, una joven siria miembro del equipo de ACN en Damasco.

Dada la dificultad de acceso de las organizaciones internacionales a Siria, en estos momentos gran parte de la ayuda parece proceder de la población misma: así, hay sirios que viven en la pobreza que reúnen como pueden recursos para ayudar a otros sirios. “Tras doce años de guerra, la gente no puede dar mucho, pero en estos momentos, todo el mundo está haciendo donaciones para los desplazados”, explica.

Muchos han abandonado las ciudades más afectadas en dirección a otros lugares. También el padre Fadi Azar, sacerdote católico de Latakia, donde murieron ocho cristianos, había pensado hacer lo mismo: "Al principio habíamos pensado en abandonar Latakia tras el terremoto, pero nos encontramos con muchas personas que habían acudido a nuestra parroquia, entre ellas muchas que no tenían coche, y habían venido a refugiarse en nuestra iglesia, así que decidimos quedarnos con ellos. Muchos jóvenes de nuestra parroquia nos han estado ayudando", explica.

Siria terremoto reuinas con foto de nino

Este sacerdote también ha presenciado muestras de solidaridad entre la gente: “Nos conmovió profundamente que uno de los feligreses al que solemos ayudar viniera hoy con algunas hogazas de pan para ofrecer a los demás. En estos momentos, todos debemos ayudarnos mutuamente”, concluye. 

La ayuda también puede llegar en forma de oración y apoyo espiritual. Por eso han realizado oraciones ecuménicas para confortar y animar a la gente, porque están asustados, y también para consolarlos, porque hay quien ha perdido a amigos y familiares. Además, muchas personas necesitan asesoramiento, porque no saben qué hacer. Algunos, asustados, se han ido a Damasco; otros no saben adónde ir. Es un momento muy difícil. Mucha gente viene a preguntarme qué hacer. Intentamos acogerlos, apoyarlos y ayudarlos”, explica el padre Azar.

ACN invita a todos sus amigos y benefactores a unirse en oración y a cooperar con esta iniciativa que busca dar consuelo a un pueblo que lleva más de 12 años de dolor. Para conocer más de la labor de ACN en Siria y otros lugares y para hacer llegar tu ayuda a los damnificados revisa en www.acn-chile.org.

Siria Alepo terremoto auto con escombros

Últimas Publicaciones

Hoy, 24 de mayo, se celebra el “Día de oración por la Iglesia en China”, fecha que el Papa Francisco recordó en el video mensaje enviado a un congreso recientemente celebrado en Roma: se cumplen cien años desde el primer y único concilio celebrado en la potencia asiática; ocasión que reflota los esfuerzos desde el Vaticano y a la vez expone la velada realidad de la situación de los católicos en China.
Presentamos el primer número 2024 de Revista Humanitas, ya disponible en www.humanitas.cl y en distribución para nuestros suscriptores. A continuación compartimos el editorial del director, Eduardo Valenzuela, y el sumario de los principales artículos.
El artículo que presentamos a continuación corresponde al aporte del sacerdote jesuita Jacques Servais en el Simposio Internacional “Para una teología fundamental del sacerdocio”, realizado en Roma entre el 17 y el 19 de febrero del año 2022, del cual revista Humanitas f ue uno de los auspiciadores. Las actas del seminario han sido publicadas en español en dos tomos con la totalidad de las ponencias y perspectivas complementarias. Agradecemos al Centre de Recherche et d’Anthropologie des Vocations por permitir la publicación de este artículo y poner a disposición del público los libros a través de la página web de Publicaciones Claretianas.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero