La Pasión de Cristo 

José Miguel Ibáñez Langlois 

Ediciones UC 

204 págs.

Santiago, enero 2021.


 “Espero que esta obra ayude a los lectores, tanto a la hora de la oración como la del sacrificio, a asomarse a la inmensidad del dolor de amor con que Jesús nos redimió de nuestros pecados, y a atisbar la incomparable grandeza de su corazón, desde las angustias mortales de Getsemaní hasta la gloria indecible de su Resurrección”. 

Esta es, pues, una obra que quiere ayudar al que lee la Pasión de Cristo. Pero es también un relato para admirar, admirar la persona de Cristo y la inmensidad de su amor. 

La Pasión de Jesús está relatada en los cuatro Evangelios, también en muchas excelentes vidas de Cristo, o en revelaciones, como las que vivió Ana Catalina Emerick, recogidas por el poeta Clemens Brentano. Pero hace falta acercarla nuevamente al lector de hoy, explicar algunas realidades, quizás fáciles de entender para los israelitas de ese tiempo, pero no evidentes para nosotros. Por ejemplo, tanto los apóstoles como los fariseos y los jefes de Israel eran parte de un pueblo que había sufrido la dominación de sucesivos imperios: caldeo, persa, griego y romano. Era comprensible que soñaran con un Mesías guerrero victorioso que los liberase. Las profecías mesiánicas se leían en esta clave, acentuada por la religión anquilosada y formalista que se enseñaba en el Templo. Cuando Jesús habla a un grupo íntimo de su s futuros sufrimientos, Pedro lo contradice para expresarle que nada de esto le puede suceder y el Señor lo reprende durísimamente, llamándole Satanás. 

Los apóstoles amaban al Señor, lo siguieron dejándolo todo, lo admiraban, pero “un pesado velo” les hacía difícil verlo derrotado y humillado, como un “varón de dolores”. 

El autor advierte que algo parecido podría sucedernos a nosotros, creyentes de hoy: 

…Cada vez que, a lo largo de la historia, esa esperanza sobrenatural se ha desvirtuado, y el reino de Dios se ha confundido con un mesianismo terreno, en general político, o con un estado de cosas de la sociedad civil, por deseable que parezca, se ha distorsionado tanto la santidad del reino, como la naturaleza propia de la política, con consecuencias nefastas para la comunidad en cuestión. 

Uno de los capítulos más hermosos del libro es la agonía del huerto. Jesús con sus discípulos –Judas ya no está con ellos– ha llegado al huerto de Getsemaní, situado en la falda del monte de los olivos. La luna llena de Nisán, luna de la Pascua judía, ilumina la tierra. El Señor se adentra con los más íntimos, Pedro, Santiago y Juan, que habían visto su gloria en el Tabor y les pide oración. 

Les confiesa que se está muriendo de tristeza y lo ven “demacrado, ojeroso, oscurecido”.

Todo esto ya lo sabemos por los Evangelios, pero el autor quiere enumerar los motivos del dolor de Cristo. Lo más inmediato es el poder terrible de la muerte, pero a esto se añade que Jesús veía todos los sufrimientos previos a la muerte. Desde el beso traicionero de Judas, la desbandada de los apóstoles, las calumnias de Anás y Caifás, las burlas, la brutalidad de los esbirros, la flagelación que podría haber terminado con un hombre menos fuerte que él, la marcha arrastrada del Calvario, el sufrimiento de su Madre, el suplicio de la Cruz.

Esto era mucho, era demasiado, pero no era todo.

Era el pecado del mundo. Todos los pecados. Dios Padre lo hizo pecado por nosotros. Parece imposible, pero así fue. Es el misterio que nos abre las puertas de la vida eterna.

Jesús nos ve a todos nosotros, pecadores, y a la humanidad que abandona a Dios. Es la hora de Satanás, que puede presentarle las infidelidades de todos los tiempos y susurrarle “¿por esa raza deleznable vas a sufrir, por esos seguidores tuyos que te serán infieles?”. (Es verdad que al mirar la historia entera el Señor pudo ver también a los santos de todos los tiempos, la Jerusalén celestial.) 

La transpiración de sangre, que siempre ha conmovido a los cristianos, tiene una explicación científica. Es un fenómeno rarísimo, llamado hematidrosis. En situaciones límite de angustia, terror, pánico, las terminaciones nerviosas hacen estallar los vasos sanguíneos, la sangre se canaliza por las glándulas sudoríparas y aflora por los poros del cuerpo, mezclada con el sudor. 

Continúa el relato de la Pasión y Resurrección con pasajes estremecedores y oraciones preciosas, de todos los tiempos y de hoy. 

El proceso tan injusto y cruel que el Sanedrín entabló contra Jesús y que acabaría con su muerte en la cruz no nos oculta la relación extraordinariamente positiva de Jesús con su pueblo. Fue un israelita de punta a cabo, un judío de sangre, de aspecto, de mente, de espíritu. Amaba a su pueblo y ese amor le arrancó esa lamentación profética: “Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas…”, y aquel llanto sobre la ciudad: “Si supieras lo que hoy te trae la paz…”. 

Poncio Pilato, reflexiona el autor, se convence en un momento de que Jesús es inocente y quisiera ser justo, pero la obstinación del Sanedrín puede más. Su pregunta: ¿y qué es la verdad?, es escéptica y se prolonga hoy día en la manera de actuar de tantos gobernantes. Al mandar el suplicio de la flagelación se demuestra cruel, pero, aun así, quisiera salvar a Jesús de la muerte. Este buen deseo queda en nada cuando el Sanedrín lo amenaza con acusarlo de “no ser amigo del César”, pues “todo aquel que se hace rey se rebela contra el César”. Por nada del mundo el Procurador quisiera poner en peligro su carrera, su prestigio, su remuneración por hacer justicia a un oscuro judío. Y así nos puede suceder a cualquiera de nosotros en la vida familiar, profesional, social, cuando no vivimos con rectitud, por temor a una consecuencia personal desagradable. 

Al analizar la conducta de tanta gente relacionada con la Pasión, se puede perder de vista lo primordial, la relación de la Pasión con nosotros mismos:

¡Como si no fuera uno mismo el verdugo! Uno es quien lo crucifica, con su pensamiento, palabra y obra, con sus acciones y omisiones, con su indiferencia, quizás sobre todo con esa indiferencia que, según se dice por muchas razones, puede ser peor que el odio. Después de tantas gracias y beneficios recibidos de Jesús, uno puede ser peor que Caifás y Pilato, que sacerdotes y fariseos y soldados y Judas traidores. ¡Por mi culpa, por mi gran culpa!

En el camino del Calvario se dan encuentros consoladores. Simón de Cirene, que le ayuda a llevar la cruz. Es cierto que él no pensaba hacerlo, lo obligan, pero si no fuera por su ayuda, Jesús no habría podido llegar al final. El encuentro con la Virgen no aparece en el Evangelio, aunque la tradición cristiana lo ha visto siempre como una realidad consoladora, también el de la Verónica, que limpia el rostro del condenado a muerte, representando a todas esas mujeres que seguían llorosas el cortejo. El buen ladrón se robó el cielo en el último momento y el centurión, encargado de la crucifixión, un pagano, “debió recibir una luz desde lo alto, creyó y manifestó en voz alta su novísima fe: “¡Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios!”.

Sometido a un horrible suplicio, Jesús tiene todavía el coraje para decir desde la cruz palabras consoladoras, para dejarnos a la Virgen por madre, al encargársela a san Juan.

Como era habitual en este suplicio, Jesús crucificado no murió de ninguna afección particular: murió de puro y simple sufrimiento. Los horribles calambres y contracciones de sus miembros tetanizados lo habrían hecho retorcerse, si no fuera por la inmovilidad de manos y pies, clavados a los maderos. Fue como si su cuerpo entero se convirtiera en su propia cruz. Debe añadirse que, como en todo crucificado, y más siendo un hombre fuerte, Jesús murió lentamente, interminablemente.

En el libro aparece un párrafo muy especial, dedicado a las mujeres de todos los tiempos, más precisamente para este tiempo. Quisiera terminar este comentario con él:

La mujer de Pilatos fue la única que intercedió por Jesús (Mt 27, 19). Camino del Gólgota hubo mujeres que lloraban y se condolían de él (Lc 23, 27). La Verónica se atrevió a limpiar su rostro y su Madre le salió al encuentro. A cierta distancia de la cruz –no las dejaban acercarse más– estaban muchas más que lo habían acompañado a Jerusalén (Mc 15, 40, 41). Mujeres serían las que Jesús premiaría con las primicias de la Resurrección y serían ellas quienes la anunciarían a los apóstoles.

¿Será posible llevar hoy un cambio cultural positivo sin el protagonismo de mujeres, como esas, fuertes y delicadas a la vez, y no disponibles para ser arrastradas por fáciles ideologías del momento? Comenzando por María, virgen y madre, ellas son la primera inspiración para un feminismo auténtico, que afirme los derechos de la mujer en su esencial igualdad con el varón, en su singularidad propia y en la complementariedad recíproca de ambos (Gn 2, 22-23) y eso en todos los órdenes del quehacer humano: en el dominio de la familia, del trabajo, de la cultura y de la vida pública de las naciones.

boton volver al indice

Últimas Publicaciones

El cardenal Mario Grech, Secretario General para el Sínodo de los Obispos, ha definido el proceso sinodal que atraviesa la Iglesia como un tiempo para hablar. El cardenal cita el Eclesiastés 3,7, donde se escribe que existe un tiempo para hablar y otro para callar, y señala que ambos tiempos se requieren mutuamente. “El discurso sin silencio se convierte fácilmente en palabras huecas. El silencio sin palabras puede conducir fácilmente a un estado de apatía e irresponsabilidad” [1] . Muchas veces la Iglesia ha caído en este desbalance, ha permanecido en silencio cuando ha debido hablar (especialmente cuando ha sido testigo de injusticias que clamaban al cielo) o, viceversa, ha hablado demasiado cuando convenía guardar silencio. En su homilía el cardenal Grech llama la atención, sin embargo, sobre los tiempos propicios para hablar y callar, no hacia afuera, sino dentro de la propia Iglesia. Demasiadas veces se ha escogido el camino de guardar silencio sobre aquello que sucede dentro de la Iglesia y se ha ensalzado la reserva y la prudencia como atributos institucionales que han ido modelando una cultura del silencio. En el Evangelio se recuerda el detalle del demonio que enmudece a su víctima y la fuerza a permanecer en silencio. “Cuando elegimos callar, en lugar de hablar, porque es más conveniente, estamos colaborando con este mal”. Aparte de los abusos sexuales, existe un manto de silencio mucho más ominoso que pesa sobre la vida de la Iglesia, dice el cardenal Grech: se trata de las divisiones entre los católicos, las diferencias entre los que fa-vorecen esta posición o la otra en materias delicadas, como el puesto que debe ocupar la mujer dentro y fuera de la Iglesia, el alcance del sacerdocio común de los bautizados, el celibato sacerdotal, la propia sinodalidad de la Iglesia y las atribuciones de la autoridad episcopal, sin contar otras materias controvertidas, como la anticoncepción, el divorcio o el reconocimiento del matrimonio homosexual. Son cuestiones que todos reconocemos presentes pero sobre las que preferimos guardar silencio. O, peor aún, optar por plantear estos temas en grupos más pequeños formados por personas que tienen una opinión común. En lugar de tener una discusión abierta y franca, terminamos en una Iglesia formada por pandillas. En lugar de dialogar, tenemos una cultura de nosotros contra ellos. La Iglesia debería hablar sobre estos temas, pero muchas veces opta por permanecer en silencio. El proceso sinodal es un tiempo para dialogar, dice el cardenal: “Es hora de dejar que los lados liberal y conservador de la Iglesia hablen, franca y abiertamente, y expongan sus preocupaciones”. Hablar no significa desconocer la autoridad ni la tradición, aunque el diálogo debe admitir que no todo está zanjado de una vez y para siempre y que todas las materias que dividen a los católicos son susceptibles de una debida consideración. Jean Luc Marion ha señalado que los católicos de hoy no están divididos por ninguna materia teológicamente decisiva como lo estuvieron en los primeros siglos con las controversias cristológicas que ponían en entredicho el corazón mismo de la fe, o siglos después con el cisma protestante que cuestionó severamente la realidad sacramental de la Iglesia. Nuestras controversias no tienen ningún potencial cismático y versan casi todas respecto de la relación de la Iglesia con el mundo y con el grado de adecuación a los cambios culturales que cruzan las sociedades modernas. No se trata de desmerecer la importancia de las divisiones que tenemos entre manos, pero tampoco de exagerarlas. Hablar no significa decir cualquier cosa, sino concurrir en una intelección común de la verdad, es hablar con otros que provienen de experiencias distintas y tienen otros puntos de vista, en procura de encontrar un entendimiento. Demasiadas veces se identifica la religión con el fanatismo y la intransigencia, es decir, la incapacidad de diálogo que se disfraza de convicciones e intransables por todos lados. Hablar significa abrir la puerta a quienes no saben nada, pero tienen la lámpara de la fe prendida. Ya no en su homilía, sino en su conferencia en el simposio de Oxford, el cardenal Grech mira las cosas desde el otro lado y define el proceso sinodal como una Iglesia que escucha. Para que alguien hable verdaderamente, debe haber otro que permanece en silencio y escucha. En el momento actual es la autoridad la que escucha el talante profético del “sensus fidei” para luego discernir y actuar. El dogma de la Inmaculada Concepción de María tiene la fama de ser el colmo de la autoridad pontifical, pero en realidad fue la coronación de un sentir popular que se había conformado y madurado durante siglos. El proceso sinodal depende casi enteramente de la capacidad de estimular la capacidad de que todos hablen, con ponderación y humildad, pero que se diga lo que muchos tienen que decir, con franqueza y sinceridad de corazón. Ojalá ninguna autoridad religiosa menosprecie lo que digan sus fieles bajo pretexto de que no saben o no están suficientemente enterados. Tampoco que diga que no le importan las encuestas, que detesta las redes sociales o que ya no ve televisión, que son también maneras de escuchar. La tarea de una autoridad, dice Grech, es discernir aquello que escucha, no dejar de hacerlo. Lo mismo debe suceder con los propios fieles, entre los cuales el deber de escucharse mutuamente debe prevalecer, así como evitar situarse al menos de un modo permanente en grupos o comunidades cerradas con experiencias parecidas y opiniones afines, y sobre todo dejar hablar a todo el mundo. San Benito exigía que sus monjes se reunieran periódicamente y exhortaba a que en la asamblea se dejara hablar a los jóvenes, a los novicios que tenían menos experiencia y pocos años en el monasterio y que a menudo eran desplazados por los ancianos. Tiempo para hablar, dice el cardenal Grech, tiempo también para escuchar lo que otros tienen que decir. Notas [1] Todas las citas corresponden a una traducción propia de la homilía en la misa de apertura de la conferencia sobre sinodalidad que se realizó en Champion Hall, Oxford, el 23 de marzo de 2022.
Ad portas de la presentación del texto oficial de la propuesta de Nueva Constitución, nuestro amigo y colaborador Nello Gargiulo propone una reflexión que tiene como punto de partida su experiencia de vida en Chile relacionada con un texto histórico del magisterio del Cardenal Raúl Silva Henríquez.
“¡Soy libre, estoy libre!” fueron las primeras palabras que escuchó la superiora de esta misionera colombiana después de un largo secuestro. Invitamos a conocer su testimonio y a unirnos este domingo 26 de junio, Día de Oración por la Iglesia Perseguida, en oración por todos los cristianos que sufren acoso, discriminación y violencia.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero