Abraham Paulsen

Ciudad y fe. Una introducción al estudio de la geografía de las religiones de Santiago de Chile (1541 - 2018)

Ediciones UC.

244 págs. 

Santiago, 2021.

Uno de los méritos de este libro es que nos hace pensar sobre la relación entre fe y territorio. Si alguna vez se ha preguntado ¿cómo entender la existencia de animitas en la ciudad hoy?, o ¿será verdad la afirmación de que el catolicismo abandonó a las familias de clases más necesitadas en favor de las más acomodadas?, este libro, a partir de Santiago de Chile como caso de estudio, le puede dar luces sobre sus respuestas, con ejemplos concretos y espaciales.

Este es el fruto de una investigación de al menos dos décadas llevada adelante por Abraham Paulsen, académico del Instituto de Geografía de la Pontificia Universidad Católica de Chile. El autor ha explorado cómo analizar la religión desde el punto de vista espacial; en particular, utilizando como objeto de estudio las vertientes católica y evangélica del cristianismo.

El libro expande horizontes en al menos tres dimensiones. Primero, ayuda a entender cómo, utilizando planos de edificios religiosos en el Gran Santiago, uno puede entender el compromiso de la Iglesia Católica con las familias de clase media y vulnerables. Los planos que integra son un gran aporte al entendimiento de las preguntas que plantea el autor.

Segundo, este libro entrega una descripción histórico-espacial sobre la evolución de las construcciones religiosas desde la fundación de la ciudad por parte de españoles (1541) hasta nuestros días. Dicha descripción nos permite entender de mejor manera cómo el desarrollo religioso plasma, a través de huellas espaciales, el desarrollo religioso de una comunidad humana. Creo que el corazón del libro se sitúa en la descripción mencionada, la cual se desarrolla en los capítulos cuarto y quinto.

Tercero, el autor entrega claves interpretativas sobre la descripción del punto anterior. En particular, Paulsen concluye que, al menos desde el ámbito geográficosociológico, a diferencia de la secularización de una buena parte de Europa occidental, donde la infraestructura religiosa está siendo utilizada para hoteles y bares, la capital chilena "sigue siendo un espacio dinámico, creativo en materias vinculadas a la fe". A su vez, el autor concluye que el desarrollo espacial del catolicismo y pentecostalismo da cuenta de las vocaciones universales y con mayor especialización (respectivamente) de ambas corrientes del cristianismo.

Este libro puede ser atractivo para creyentes y no creyentes. Para creyentes, por cuanto visibiliza de qué forma el espacio es una catequesis viva de la fe de una comunidad. Para el público en general, puesto que presenta, desde un punto de vista espacial-sociológico, una forma de leer los anhelos y esperanzas de creyentes y su diálogo con la sociedad. El último párrafo del libro ilustra este punto.

En síntesis, la mayor parte del paisaje urbano religioso chileno y santiaguino, ha sido construido por iniciativa de grupos de creyentes que desean instalar signos de sus esperanzas y creencias en la ciudad en la cual habitan, razón por la cual cada templo representa un estado inicial que pretende avanzar hacia la consolidación de sueños y expectativas mediante la visibilización de distintas geografías del cielo.

Kenzo Asahi

boton volver al indice

Últimas Publicaciones

A once meses del comienzo de la guerra entre Rusia y Ucrania, y en el año en que se conmemora el 50avo aniversario del Golpe de Estado en Chile, el autor invita a reflexionar sobre las distintas formas en que se articula –y desarticula– la tan necesaria paz. Para que la paz se realice es necesario luchar, pero sobre todo soñar. Nelson Mandela
Al menos doce sacerdotes y cinco religiosas fueron asesinados en 2022 en el ejercicio de su misión pastoral. Nigeria fue uno de los países más peligrosos para servir a la Iglesia, pero también en China y Nicaragua se dieron muchos casos de vejaciones.
Entre los días 31 de enero y 5 de febrero el Papa Francisco visitará la República Democrática del Congo y Sudán del Sur, un viaje que estaba previsto para julio del año pasado y que se tuvo que posponer por solicitud de los médicos. No obstante en aquella ocasión el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, visitó Kinshasa y Juba como muestra de la solidaridad del Pontífice con las queridas poblaciones africanas.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero