05 de junio de 2017

201705 encabezado homilias sta marta

 

Acabamos de leer en la primera lectura un trozo del Libro de Tobías (1,3;2,1b-8). Los judíos habían sido deportados a Asiria, y un hombre justo, de nombre Tobías, ayuda a sus paisanos pobres y –con riesgo de su propia vida– da sepultura a escondidas a los judíos que eran asesinados impunemente. Tobías sentía tristeza ante el sufrimiento de los demás. Siguiendo este ejemplo, también nosotros debemos hacer obras de misericordia corporales y espirituales. Cumplirlas no significa solo compartir lo que uno posee, sino compadecerse, o sea, sufrir con quien sufre. Una obra de misericordia no es hacer algo para descargar la conciencia: hago una obra buena, y me quedo más tranquilo, me quito un peso de encima. ¡No! Es también compadecerse del dolor ajeno. Compartir y compadecer van juntas: es misericordioso el que sabe compartir y también compadecerse de los problemas de las demás personas. Y aquí la pregunta: ¿Yo sé compartir? ¿Soy generoso? ¿Soy generosa? ¿Cuando veo a una persona que sufre, que está en dificultad, sufro yo también? ¿Sé meterme en su piel? ¿Sé ponerme en su situación de sufrimiento?

A los judíos deportados a Asiria les estaba prohibido sepultar a su gente: podían matarlos si les pillaban haciéndolo. Así que Tobías se arriesgaba. Cumplir obras de misericordia significa non solo compartir y compadecer, sino también arriesgarse. Y tantas veces nos arriesgamos. Pensemos aquí, en Roma, en plena guerra: ¡cuántos se arriesgaron, empezando por Pío XII, por esconder a los judíos, para que no los mataran, para que no fuesen deportados! ¡Arriesgaban el pellejo! ¡Pero era una obra de misericordia salvar la vida de aquella gente! Arriesgarse.

Todavía podemos señalar otros dos aspectos. Quien cumple obras de misericordia puede ser objeto de burlas por los demás –como le pasó a Tobías–, porque es considerada una persona que hace locuras, en vez de quedarse tranquila. Y también es alguien que se deja incomodar. Hacer obras de misericordia incomoda. Es que yo tengo un amigo enfermo, y me gustaría visitarlo, pero no me apetece… prefiero descansar o ver la tele, estar tranquilo. Hacer obras de misericordia siempre es pasar incomodidad. Las obras de misericordia incomodan. Pero el Señor padeció la incomodidad por nosotros: fue a la cruz, para darnos misericordia.

Quien es capaz de hacer una obra de misericordia es porque sabe que él ha sido misericordiado antes; que ha sido el Señor quien le dio la misericordia a él. Y si hacemos estas cosas, es porque el Señor tuvo piedad de nosotros. Pensemos en nuestros pecados, en nuestros errores y en cómo el Señor nos ha perdonado: nos ha perdonado todo, ha tenido esa misericordia. Pues nosotros hagamos lo mismo con nuestros hermanos. Las obras de misericordia son las que nos apartan del egoísmo y nos haces imitar a Jesús más de cerca.

 


Fuente: almudi.org

 

 

Últimas Publicaciones

Nello Gargiulo ha sido director y secretario ejecutivo de la Fundación cardenal Raúl Silva Henríquez por treinta años. En el 25 aniversario de la muerte del Cardenal, nos ha hecho llegar esta reflexión a partir de testimonios recogidos, publicaciones realizadas, seminarios y coloquios celebrados bajo diferentes miradas y circunstancias. Hablar de “amor creativo y productivo” es un desafío para todos aquellos que hoy no se encuentran conformes con el estilo de la sociedad en que vivimos y aspiran a dar su propio aporte para cambiarla.
En marzo de este año, se desarrolló un conversatorio sobre la Sinodalidad, organizado conjuntamente por la Conferencia Episcopal de Chile, la Conferencia de Religiosas y Religiosos de Chile y la Universidad Católica, el que contó con la participación de Monseñor Luis Marín de San Martín, de la Secretaría General del Sínodo. En este contexto, Ignacio Sánchez, rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, reflexiona sobre el Informe de síntesis “Una Iglesia Sinodal en misión”, recalcando la manera en que la Universidad se inserta en el camino sinodal, en los ámbitos del conocimiento y de la fraternidad de una comunidad.
En su Mensaje de Pascua el Papa recordó que el Resucitado es el único que puede hacer rodar la piedra de la guerra y de las crisis humanitarias y abrir el camino de la vida. También rezó por las víctimas y los niños de Israel, Palestina y Ucrania, pidió el intercambio de rehenes y el alto el fuego en la Franja de Gaza. Asimismo oró por Siria, el Líbano, Haití, el pueblo Rohingyá y los países africanos en dificultades. Y subrayó que con frecuencia el don de la vida es despreciado por el hombre.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero