El evangelista Lucas (Lc 1,26-38) podía conocer esto solamente por el relato de la Virgen. Escuchando a Lucas, estamos escuchando a la Virgen que cuenta este misterio. Estamos ante el misterio. Quizá lo mejor que podemos hacer ahora es releer este pasaje, pensando que fue la Virgen quien lo contó.

«En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: “No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin”. Y María dijo al ángel: “¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?”. El ángel le contestó: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamado Hijo de Dios. También tu pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, “porque para Dios nada hay imposible”. María contestó: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mi según tu palabra”. Y el ángel se retiró».

Ese es el misterio. Ahora las monjas renovarán los votos.


Fuente: Almudi.org

Últimas Publicaciones

Presentamos el primer libro de la colección “Textos de Humanitas”, que pretende recopilar en una sola edición lo mejor que se ha escrito sobre la santidad en Chile. Se trata de un tópico que jamás se agota y cuya lectura siempre es provechosa.
Albino Luciani, Patriarca de Venecia y conocido como el “Papa de la sonrisa”, fue elegido como sucesor de Pedro el 26 de agosto de 1978. Murió el 28 de septiembre, tras un brevísimo pontificado de solo 33 días. Se destacó por su sencillez y su gusto por los intercambios simples e informales, especialmente con los niños, y siguió siendo muy popular tanto en Italia como en el resto del mundo. El 2003 se inició su proceso de beatificación, después de que la Conferencia Episcopal Brasileña hiciera una petición formal en los años 90. Fue beatificado en Roma este 4 de septiembre durante una misa presidida por el Papa Francisco.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero