Un llamado a la conversión y a un cambio de pensamiento que nos lleve a vaciarnos de nuestros esquemas inmóviles para no poner obstáculos a la gracia y poder de Cristo.

© Humanitas 92, año XXIV, 2019, págs. 512 - 529.


Según escribe Guardini, la cuestión del poder caracteriza a la época moderna. Esta problemática ha alcanzado al mismo ámbito cristiano, y nuestro tiempo nos invita a reflexionar sobre el “abuso de poder” entre cristianos como temática teológica. A este propósito, quiero presentar algunas sintéticas sugerencias sobre este fenómeno, sin pretender agotar los múltiples matices teológicos que podrían ser considerados.

Premisa. El poder, un acto imputable

Es necesario de antemano proponer una premisa “laica” que vale también en el ámbito cristiano (gratia perficit naturam…): ¿Qué es y en qué consiste el poder?

Ante todo, el poder es algo propio del hombre. De hecho, afirma Guardini, “la naturaleza tiene energía, pero no poder”. El poder es propio del hombre en cuanto este es meta-físico. Como dice Kelsen, hay dos mundos: el de la naturaleza física, con sus leyes predeterminadas e inimputables de causa-efecto; y otro mundo, el meta-físico, que está más allá del mundo físico-natural: es el del hombre, o sea, de sus actos imputables. Es el mundo lato sensu jurídico y económico, el de la imputabilidad de los beneficios o perjuicios producidos por los actos.

En este sentido, el poder del hombre consiste en la imputabilidad económica de sus actos. El hombre tiene poder porque es imputable, no es imputable porque tiene poder. En este sentido, “no existe ningún poder del que no haya que responder”. Esto significa, como sugiere Guardini, que el poder en el hombre “no está ya de antemano en una relación de causa-efecto”, no conoce ninguna ley de causa-efecto que rige la naturaleza.

En este sentido, la tragedia de nuestros tiempos es la inimputabilidad: “A la pregunta quién ha hecho esto, no responden ni un yo ni un nosotros”. Es el poder “anónimo”, el mismo que condenó el Papa Francisco refiriéndose a la indiferencia de todos hacia los migrantes. La “tiranía del relativismo”, de la que hablaba el cardenal Ratzinger, termina en la tiranía cívica de una pretendida inimputabilidad, es decir, en el “vacío de poder”, “poder que debe ser entendido como verbo, no como sustantivo. Supuesta inimputabilidad de un poder anónimo que con razón Guardini define como “demoníaco”. Basta leer lo que escribe Hannah Arendt acerca del proceso a Eichmann, en que este se identificó, de modo kantiano, solo como un funcionario ejecutor de su deber de obediencia a órdenes superiores que se referían a la solución final de la deportación y exterminio de los hebreos. El poder ya no es considerado en minúscula y como verbo, sino que es hipostasiado, se vuelve “El-Poder” con mayúscula y es entendido como sustantivo. “El-Poder” se vuelve un ab-solutus, es decir, pretende estar desligado de cualquier nexo humano imputable. “El-Poder” se vuelve abuso del poder y pretende ampararse detrás de una presupuesta inimputabilidad.

Continuando estas observaciones, es interesante observar que Arendt afirma que la “banalidad del mal” de Eichmann era causada por su “incapacidad de pensar”. A este propósito, hay que afirmar que el poder del hombre consiste en su pensamiento capaz de imputar y ser imputado.

El poder del cristiano

¿En qué consiste el poder del cristiano?

De antemano, es significativo notar que en el ámbito hebreo-bíblico y cristiano el “poder” es siempre considerado como un verbo, como una capacidad, como una virtus y no como un sustantivo, como si fuera una Idea platónica hipostasiada: El-Poder.

 

boton txt suscripcion activa 800x100

boton acceder 800x80

boton suscribirse 800x100


txt si ya esta

boton txt continua leyendo 800x100

Sumario:

  • El autor reflexiona sobre una de las causas teológicas de los abusos de poder dentro de la Iglesia: la remoción del pensamiento hebreo de Cristo (pensamiento de Alianza) para sustituirlo con un tipo de pensamiento filosófico griego. El artículo es un llamado a la conversión y a un cambio de pensamiento que nos lleve a vaciarnos de nuestros esquemas inmóviles para no poner obstáculos a la gracia y poder de Cristo. Humanitas 2019, XCI, págs. 512 - 529.

Volver al índice de Humanitas 92

Últimas Publicaciones

Algunos elementos centrales de la nueva encíclica del Santo Padre Francisco, sobre la fraternidad y la amistad social.
El Arzobispo de Concepción, Fernando Chomali Garib, entrega un mensaje dirigido a los católicos de la arquidiócesis para acompañarlos en la reflexión que están haciendo sobre qué decisión a tomar frente al próximo plebiscito nacional.
Valentina Alarcón nos invita a formar parte de la "Economía de Francisco", para que jóvenes emprendedores, agentes de cambio y economistas de todo el mundo se expresen sobre los principales temas de la economía global.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero