El Papa Francisco quiso conmemorar el centenario de la Carta Apostólica de Benedicto XV para "nutrir el ardor de la actividad evangelizadora de la Iglesia ad gentes".

Foto de portada: “Siempre es necesario tener misioneros ad gentes, que vayan más allá de sus fronteras, que vayan a buscar la manera de integrarse en otras culturas para llevar el Evangelio. Benedicto XV enfatiza constantemente que los bautizados somos responsables de toda la misión de la Iglesia”. En la foto, P. Ubaldino Andrade, SDB.

Las divisiones entre "tradicionalistas" y "progresistas" que se perciben en muchas partes de la Iglesia tienen una sola razón: se ha olvidado el porqué de la existencia de la Iglesia, que es su misión hacia mundo, cuyo punto cúlmine es la misión ad gentes, hacia los no cristianos. El rejuvenecimiento y el fortalecimiento de la misión ad gentes es el propósito de las celebraciones deseadas por el Papa Francisco para el centenario de “Maximum illud”, la Carta Apostólica de Benedicto XV, así como el mes misionero extraordinario celebrado durante octubre, algo eclipsado por la cobertura de los medios del Sínodo sobre la Amazonía y sus controversias.


El 30 de noviembre marcará el centenario de la Maximum illud, Carta Apostólica de Benedicto XV (1854-1922). El Papa Francisco quiso recordar este evento lanzando el mes extraordinario misionero del pasado octubre. Para ello, presentó la idea en una carta de octubre de 2017 enviada al prefecto de Propaganda Fide, Card. Fernando Filoni, en la que Francisco subrayó la razón "para nutrir el ardor de la actividad evangelizadora de la Iglesia ad gentes" y "reanudar la transformación misionera de la vida y el cuidado pastoral con nuevo entusiasmo".

Maximum illud es una carta que el Papa Benedicto XV emitió aproximadamente un año después del final de la Gran Guerra (la que él mismo llamó "la masacre inútil"). Si al leerla se hace el esfuerzo de pasar por encima del estilo arrastrado desde el siglo XIX, que habla de "infieles", de "barbarie", de culturas no europeas, etc., se evidencia que está animado por una gran inspiración misionera.

Dirigiéndose a los fieles del mundo entero, en lugar de llorar por las ruinas de la guerra que acaba de terminar, el Papa le pide a la Iglesia que reanude su misión universal. Él enfatiza que todos los cristianos deben participar en este trabajo. Incluso examina, uno por uno, quién debería estar involucrado y cómo: los obispos, que no deberían preocuparse solo por sus diócesis, sino también por aquellos cercanos y todas las demás diócesis del mundo; administradores apostólicos, que no solo deben permanecer detrás de las paredes de sus residencias, sino también salir a encontrarse con todos los misioneros que se encuentran en su territorio; misioneros hombres y mujeres a través de la predicación, el catecismo, las escuelas, los hospitales; los sacerdotes; los laicos.

Continuamente resalta que todo este compromiso se deriva del amor de la Trinidad por la salvación del hombre. Este énfasis en Maximum illud está particularmente cerca del Papa Francisco y Evangelii gaudium (EG). En EG hablamos de misión precisamente como fluyendo desde el corazón de la Trinidad, desde este amor tierno, profundo y apasionado de Dios hacia el hombre y del cual la Iglesia es continuadora. Y si la Iglesia es una continuadora, significa que todos los bautizados son continuadores. Y esto es lo que el Papa Francisco quiere destacar.

En el Mensaje para el Domingo Mundial de las Misiones de este año, declara que "la visión profética y visionaria de su [Benedicto XV] propuesta apostólica me ha hecho comprender una vez más la importancia de renovar el compromiso misionero de la Iglesia y dar un nuevo impulso evangélico a su misión de anunciar y de traer al mundo la salvación de Jesucristo, muerto y resucitado". Y en la carta al Cardenal Filoni: "Lo que el Papa Benedicto XV tanto deseaba hace casi cien años, y que el documento conciliar Ad Gentes reiteró hace unos cincuenta años, permanece plenamente actual".

En la carta a Filoni, el Papa también menciona otros documentos (Redemptoris missio) para reafirmar que se necesita un compromiso misionero renovado en la convicción de que la misión renueva la Iglesia, revitaliza la fe y la identidad cristiana. Este nuevo entusiasmo por recargar el destino de la pasión misionera hacia el mundo también sirve para despertar y restaurar el estado misionero en toda la vida de la Iglesia: a través de la misión, convertimos nuestras comunidades; al vivir la misión somos convertidos, cambiamos.

Pragmatismo gris

A través de las misiones se corrige el peligro que el Papa menciona en el EG: el riesgo de vivir todo como "pragmatismo gris" (n. 83), realizar tareas como burócratas, sin ninguna tensión interna. Benedicto XV y el Papa Francisco quieren entender que la misión es la identidad de la Iglesia, la misión es lo que define a la Iglesia; que la Iglesia es la continuadora de la misión de Jesús. Además, como vemos en el Evangelio de San Juan, Jesús se define a sí mismo como el "enviado" por el Padre: Jesús no tenía otro horizonte en la vida que ser un misionero, traer el amor del Padre al mundo.

El Papa Francisco quiere que redescubramos la misión universal extraída de esta realidad central, nuestra identidad como misioneros, o como él dice, "discípulos misioneros". ¿Por qué "discípulos misioneros"? Debido a que el misionero no es tanto la persona que sabe todas las cosas y sale a contarlas a los demás, él es quien se enseña a sí mismo, crece en fe y amor, en su relación con Cristo; él sigue a Cristo y por esta misma razón logra dar algo de sí mismo al exterior.

"Discípulo misionero": significa que él siempre aprende de Cristo, y precisamente porque recibe todo de Cristo, tiene éxito continuamente en dar.

Para el Papa Francisco, el redescubrimiento de la dimensión católica y universal de la misión y de la identidad cristiana, ser un discípulo misionero, sin duda creará consecuencias para todas las estructuras eclesiales, metodologías pastorales y perspectivas de evangelización.

La indiferencia hacia Dios

Además del "pragmatismo gris", hay otro problema que Francisco siempre destaca cuando habla del gnosticismo y el neopaganismo: la indiferencia hacia Dios.

Si hay una cosa que caracteriza a nuestro mundo es precisamente la indiferencia hacia Dios, que también se traduce en indiferencia hacia los demás. Esta doble indiferencia, que en realidad es solo una, es característica de Occidente, pero también es perceptible en muchos países de misión. Es visible en la India, por ejemplo, donde hay urbanizaciones enormes e impersonales, pero también en Japón o Corea...

Entre los cristianos, la indiferencia hacia Dios y hacia los demás generalmente encuentra dos tipos de respuesta. Ante el vaciamiento de las iglesias y la ausencia de jóvenes, existe la tentación de reforzar el alcance a los que permanecen. Así, en la parroquia, en la diócesis, en el grupo, crecen las vigilias, la Lectio Divina, las peregrinaciones, etc.: oportunidades para mantener viva la fe en los que se han quedado. Muy a menudo, esta actitud se desliza hacia una tendencia algo tradicionalista: "Tenemos que hacer las cosas como solíamos hacerlo, de lo contrario, todos se irán".

En cambio, la otra respuesta es implementar un potente activismo social. Para llegar a personas alejadas de la Iglesia, tengo que salir y estar en todas partes, me encuentro con la mafia, la no mafia, me comunico con las prostitutas, con la comunidad LGBTI, etc. Esto tendría sentido si es parte de un testimonio de fe. Desafortunadamente, de mucha gente, incluso sacerdotes, que se comprometen de esta manera, por ejemplo contra la violación, contra la mafia, contra la contaminación... escuchamos poco de Jesucristo.

Frente a estas dos actitudes, lo que Benedicto XV y Francisco dicen es importante: reacondicionar la vida del cristiano como misión. ¿Qué significa eso? Que soy motivado a participar en la vida de Cristo, y a comunicar esta vida en Cristo. La misión, entonces, no es principalmente actividad, valores, ritos, sino que la vida de Cristo pueda verse desde nuestra humanidad, transformada y traspasada por Cristo mismo.

Es evidente que aquí estamos hablando de las dos tensiones presentes en la Iglesia, la tradicionalista y la progresista, que arriesgan una posición pelagiana (es decir, que la salvación proviene de los propios esfuerzos). Ambas tensiones enfatizan puntos importantes, pero luego las convierten en su horizonte completo: por un lado, se enfatiza una identidad; por otro lado, se subraya el compromiso en el mundo. El punto es que estas cosas deben ir juntas. La Iglesia existe para el mundo, no para sí misma. Existe para comunicar la vida de Jesucristo al mundo; por lo tanto, la dirección de la Iglesia es siempre el mundo. La frase del Papa Francisco, que se ha convertido en un eslogan, "ser una Iglesia en salida", es muy importante. La Iglesia sale a encontrarse con aquellos que no son cristianos a quienes ofrecer su fe. Es por eso que Maximum illud es importante, porque enfatiza que "la Iglesia existe solo para comunicar la vida de fe". Y el Papa Francisco en su Mensaje para el Domingo de Misión 2019 recalcó: "Esta vida divina no es un producto para la venta, no practicamos el proselitismo, sino un tesoro para ser dado": es Cristo mismo a quien llevamos, no nuestras acciones, nuestro análisis sociológico, nuestro trabajo, nuestros rituales o nuestras ceremonias perfectas.

Lo que nos define no son nuestros compromisos sociales, sino el testimonio de Jesucristo en nosotros, el amor con el que me acerco a otra persona. Un misionero, el florentino Allegrino Allegrini, me habló de los inicios de su trabajo en Japón. Especialmente después de la Segunda Guerra Mundial debido al shock que habían recibido, muchos japoneses querían convertirse, buscando consuelo en la fe, tanto tradicional como católica. Y él, un misionero, al principio no conocía bien el idioma y daba lecciones de catecismo, se equivocaba al hablar, se enojaba y luego se corregía. Se equivocaba y corregía con cada lección. En un momento, una mujer japonesa le dijo: "Padre, no debes preocuparte si no hablas el idioma con fluidez. Entendemos lo esencial: que Él nos ama, y por eso seguimos viniendo a catequesis”.

La misión es sobre todo traer la alegría del Evangelio, Jesucristo, al mundo. Esto superará la tensión entre tradicionalistas y progresistas, y permitirá una integración de estas dos corrientes que están destrozando a la Iglesia. Este es el sentido en el que el Papa pide reanudar la invitación de Maximum illud: redescubriendo que la identidad del cristiano no es lo que hay que hacer, sino el ser de Cristo, la persona de Cristo.

Solicitud para todas las iglesias

Una última cosa: el Papa Francisco y Benedicto XV enfatizan que la misión ad gentes es un paradigma de toda la actividad misionera de la Iglesia. Esto significa que siempre es necesario tener misioneros ad gentes, que vayan más allá de sus fronteras, que vayan a buscar la manera de integrarse en otras culturas para llevar el Evangelio. Benedicto XV enfatiza constantemente que los bautizados somos responsables de toda la misión de la Iglesia. Cada diócesis siempre necesita un punto que actúe como paradigma porque de lo contrario nos arriesgamos a decir siempre: “Tu misión está aquí, tu misión está aquí”. Sí, mi misión es aquí, o donde el Espíritu envía, pero el deseo siempre es universal. Aunque estoy dentro de una prisión, estoy destinado a llevar el anuncio de Cristo a todo el mundo.

En mi vida he conocido personas que han pasado decenas de años en cautiverio, debido a su fe, en Checoslovaquia o en Vietnam o en China. Sin embargo, han vivido sus años encadenados en el deseo y la oración de evangelizar el mundo.

En la Segunda Carta a los Corintios (11:28) hay una expresión que San Pablo usa para enumerar las características del apóstol. La expresión es "solicitud para todas las iglesias": no solo soy responsable de mi parroquia o de mi grupo, sino que soy llamado como San Pablo para vivir la preocupación, el apoyo, la oración, la donación de mí mismo por toda la Iglesia. 


* El autor misionero italiano del PIME y editor de Asia News. 

Últimas Publicaciones

Algunos elementos centrales de la nueva encíclica del Santo Padre Francisco, sobre la fraternidad y la amistad social.
El Arzobispo de Concepción, Fernando Chomali Garib, entrega un mensaje dirigido a los católicos de la arquidiócesis para acompañarlos en la reflexión que están haciendo sobre qué decisión a tomar frente al próximo plebiscito nacional.
Valentina Alarcón nos invita a formar parte de la "Economía de Francisco", para que jóvenes emprendedores, agentes de cambio y economistas de todo el mundo se expresen sobre los principales temas de la economía global.
Revistas
Cuadernos
Reseñas
Suscripción
Palabra del Papa
Diario Financiero