Articular redes colaborativas en favor de la maternidad y la niñez

Distintos actores intersectoriales apuestan por un gran desafío para la sociedad chilena: lograr que las madres, niñas y niños sean acompañados de manera integral en todo su desarrollo.

Con la creación de la Ley 20.500 sobre Asociaciones y Participación Ciudadana en la Gestión Pública; las organizaciones de la sociedad civil han cambiado y crecido, debiendo responder con gran responsabilidad a su misión y razón de ser, pero con mayor efectividad y transparencia para incidir positivamente en la confianza que la ciudadanía les otorga.

Bajo esos parámetros en el año 2018 se impulsó una iniciativa de apoyo concreto a las políticas públicas que trabajan con la maternidad con embarazos vulnerables o en conflicto y en los primeros años de la niñez.

Esta perspectiva positiva de colaboración tuvo como horizonte lograr una sociedad que cuide la vida con una actitud generosa de apertura y sobre todo con respuestas solidarias y reales hacia aquellas familias y mujeres que enfrentan un embarazo con dificultad.

Con ese espíritu de servicio, la Corporación Proyecto Esperanza, Fundación Chile Unido, Acompañar_es UC, Amparos, Fundación San José, Mater Filius, Fundación Emma, además de la iniciativa municipal del Programa de Protección a la Vida y Apoyo a la Maternidad y Paternidad Adolescente (AMA) ya existente en la comuna de Puente Alto, iniciaron un sistema piloto de articulación de redes para entregar todos los servicios posibles en beneficio de la madre y del hijo que está por nacer.

En ese momento, el Subsistema de Protección Chile Crece Contigo ya identificaba la desconexión entre las instituciones públicas y las organizaciones de la sociedad civil que ofrecen algún tipo de servicio para el apoyo en la temática, ya que existe una baja presencia dentro de la oferta establecida por los servicios públicos.

Luego de unos meses de trabajo con esa exitosa experiencia piloto que recibió el nombre de Red Colaborativa para el Cuidado de la Niñez Temprana, se amplió la ejecución a diez comunas del país con más de 30 organizaciones activas en la actualidad.

Mientras se siguen ejecutando acciones que permitan ampliar y fortalecer la Red Colaborativa, el pasado 9 de junio se firmó una alianza de colaboración para establecer las bases del trabajo conjunto en favor del cuidado y promoción de la maternidad y la niñez temprana, hasta los 9 años.

La distancia y el formato online de la ceremonia, no fue impedimento para que los representantes de las organizaciones públicas, privadas y civiles, de Chile Crece Contigo, colaboradores y del equipo de la Red Colaborativa, participaran con alegría y esperanza, proyectando sus anhelos por lograr frutos positivos de esta alianza.

Redes intersectoriales en favor de la maternidad y la niñez

El objetivo primordial de la Red Colaborativa, como su nombre lo dice, es facilitar la colaboración entre organismos nacionales, regionales y locales en la temática de la niñez temprana.

Entre sus principales acciones a nivel público se encuentra la coordinación con el Subsistema de Protección Chile Crece Contigo, a partir de las redes ampliadas comunales.

El trabajo de la Red se va fortaleciendo en comunas como Puente Alto, San Bernardo, La Florida, La Pintana, Rancagua, Viña del Mar, Quillota y San Pedro de la Paz. Mientras que, próximamente el objetivo es sumar a Maipú, Isla de Maipo, Ovalle, Valdivia, Paillaco, hasta completar 40 comunas a fines de 2020.

A nivel civil, las principales acciones se orientan a la entrega de información y asistencia para las organizaciones miembros de la Red.

Las organizaciones que conforman la Red Colaborativa son el engranaje fundamental para lograr que en muchos casos se complemente o extienda la atención en salud, social, educacional y laboral de las madres embarazadas y sus hijos. Incluso, en muchos casos, se da pie a una intervención integral de la mujer, su hijo y su entorno familiar y social.

Esa diversidad de servicios que realizan las organizaciones de la Red Colaborativa va en la línea de acogida y acompañamiento de mujeres con embarazo vulnerable y/o en conflicto, ya sea para atención ambulatoria o en casas de acogida; el acompañamiento para el discernimiento de la adopción, cuando el hijo tiene un diagnóstico de corta vida, cuando tiene síndrome de Down, o ante la pérdida o el proceso de duelo de un hijo no nacido por aborto espontáneo o provocado.

También ofrecen orientación a padres y madres adolescentes o universitarios, en situaciones de consumo de alcohol o drogas, ante violencia por agresiones sexuales y atención psicosocial a la familia.

Dependiendo de múltiples factores, el quehacer de las organizaciones se desarrolla a lo largo del país o bien en un territorio específico como Puente Alto, La Pintana, Peñalolén, La Cisterna, La Granja, San Bernardo y Rancagua, sectores que poseen los índices más bajos de calidad de vida de sus habitantes, considerando factores socioculturales, de conectividad y movilidad, de salud, medio ambiente, de vivienda y entorno.

Organizaciones en tiempo de pandemia

La situación socioeconómica de los grupos objetivos ya era compleja y con la llegada de la pandemia del Covid-19 se intensificó aún más la problemática, sobre todo por la falta de empleo que trae consigo múltiples consecuencias negativas para las familias.

Hay una gran mayoría de familias monoparentales con jefatura femenina, y en el caso específico de las mujeres madres, no cuentan con el apoyo económico ni para la crianza de parte del padre de sus hijos.

De otro lado, también se encuentran las mujeres migrantes cuyo bajo nivel socioeconómico se suma a la escasa red de apoyo dentro del país.

Si bien el contexto actual presenta grandes desafíos que requieren respuestas inmediatas, esta crisis es una oportunidad para reforzar el sentido de la existencia de las organizaciones y los esfuerzos por continuar un trabajo oportuno.

De acuerdo con una encuesta interna realizada por la Red Colaborativa, en la situación actual de pandemia por el Covid-19, un 70% de las organizaciones miembros detectan en sus usuarias una urgente necesidad de recibir alimentos, leche y pañales. En tanto, un 30% requiere insumos médicos como guantes, mascarillas o alcohol gel y medicamentos.

Mientras se resuelven estas necesidades básicas a través de donaciones particulares, articulación de redes y otras instancias de financiamiento, las organizaciones, a excepción de las que acogen a mujeres y niños en casas, han tenido que adecuar el trabajo presencial a una atención a distancia en la medida de las capacidades y herramientas disponibles.

La lista de buenas iniciativas es interminable, pero algunas prácticas inmediatas que han implementado las organizaciones es el seguimiento a distancia de sus usuarios; la adecuación de las herramientas de acompañamiento, formación y capacitación en las temáticas de maternidad, niñez, y psicología; han impulsado campañas de pañales, alimentos, ropa de abrigo, computadores, captación de socios y colectas, entre muchas.

Sentido de pertenencia y colaboración

La Coordinadora de la Red Colaborativa, Vinka García, explicó que uno de los “componentes clave de las redes es llegar a generar la reciprocidad entre sus miembros y el sentido de pertenencia”.

En esa línea, el equipo central de la Red Colaborativa comparte el anhelo de “lograr que cada organización se sienta motor y parte importante de nuestras acciones. El sentirse parte de una iniciativa como esta, es lo que impulsa a desear que aquello crezca y dé frutos en el tiempo. Las instancias de intercambio que hemos presenciado en este tiempo nos hacen ver que esto va tomando cada vez más fuerza”.

Respecto al contexto de la pandemia, Vinka García, expresó que “las organizaciones miembros de la Red han visto cómo la vulnerabilidad del país ha quedado al descubierto. Nos duele profundamente seguir constatando cómo el hambre, el desamparo, la falta de hogar y la carencia de tantas necesidades sigue siendo una realidad concreta en Chile que afecta a miles de familias”.

Por ello, como Red Colaborativa “queremos velar por mejores condiciones de vida de las familias, siendo nuestro objetivo último construir un país donde todos las madres, niñas y niños sean acompañadas de manera integral en todo su desarrollo”.

“Es deber nuestro contribuir a disminuir las brechas de desigualdad, desde lo que cada organización pueda aportar. Somos organizaciones bastante diversas, abordando problemáticas distintas entre sí, pero lo que nos agrupa es velar porque el cuidado de la niñez temprana sea una realidad concreta en Chile”, sostuvo.


Experimentar la Red Colaborativa

“En la Red Colaborativa vemos una oportunidad única para impulsar un ambiente de colaboración y coordinación, para hacer cambios efectivos, escalables y sostenibles en el tiempo. Su quehacer está alineado con los valores y formas de trabajo de nuestra fundación, donde llevamos años apoyando a la primera infancia y a la madre durante su embarazo, ya que solo de esta forma podremos ayudar a que los niños crezcan con las condiciones socioemocionales y cognitivas necesarias para desarrollarse de manera óptima, acortando las brechas existentes”.

Fundación Viento Sur, donantes.

“La Red Colaborativa ha venido a apoyar todo el trabajo en red para que estas mamás se empoderen en su rol. Antes Chile Crece Contigo tenía un rol importante, y ahora las redes han venido a potenciar y apoyar todo el trabajo que se hace en diferentes sectores”.

Paulina Pastén Aguilera, Encargada Chile Crece Contigo de San Bernardo.

“Es un gran, un gran aporte y esto se debiera replicar masivamente no solo en una comuna sino a nivel nacional. Muchas veces como profesionales nos sentimos atados de manos porque no encontramos la ayuda necesaria y estas organizaciones dan respuesta a lo que nosotros no tenemos a la mano. Son aliados para nosotros”.

Karin Fuentes Thón, Encargada Chile Crece Contigo de Puente Alto.


Red Colaborativa para el Cuidado de la Niñez temprana

  • https://www.redcolaborativa.cl/
  • WhatsApp: + 569 92841504
  • Facebook Red Colaborativa
  • Instagram: red_colaborativa_cnt
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Revista HUMANITAS

Edificio Mide UC, oficina 316, Campus San Joaquín.
Avenida Vicuña Mackenna 4860, Macul, Santiago.